El primer paciente vivo en recibir un trasplante de riñón de cerdo modificado genéticamente falleció, anunció el hospital estadounidense Mass General Hospital que llevó a cabo la intervención.

«Mass General está profundamente entristecido por el repentino fallecimiento de Rick Slayman. No tenemos indicios de que haya sido el resultado de su reciente trasplante«, dijo el sábado por la noche en un comunicado el hospital situado en Boston (noreste).

En marzo, los cirujanos del Mass General Hospital (MGH) realizaron durante unas cuatro horas una intervención inédita en el mundo en este hombre de 62 años que sufría una enfermedad renal en fase terminal.

La escasez de órganos es un problema crónico en el mundo y el hospital de Boston declaró en marzo que tenía más de 1,400 pacientes en la lista de espera para un trasplante de riñón.

El riñón de cerdo utilizado fue aportado por la empresa de biotecnología de Massachusetts eGenesis, que lo modificó genéticamente para eliminar los genes nocivos y agregarle otros humanos, declaró el hospital.

«Inspiró a tantos»

Slayman, que sufría diabetes de tipo 2 e hipertensión, había recibido un riñón humano en 2018, pero este órgano comenzó a dejar de funcionar cinco años más tarde y el paciente se sometía a diálisis.

En un comunicado publicado en el sitio web de Mass General, los familiares de Slayman dijeron que si bien estaban «profundamente entristecidos» se sintieron «muy reconfortados al saber que él inspiró a tantos».

En promedio, 17 personas mueren diariamente mientras esperan un trasplante de órgano.

El trasplante de órganos de una especie a otra es un campo en crecimiento conocido como xenotrasplante.

Aproximadamente un mes después del procedimiento de Slayman, los cirujanos de NYU Langone Health en Nueva York llevaron a cabo una operación similar en Lisa Pisano, que sufría de insuficiencia cardíaca y enfermedad renal terminal.

Anteriormente se habían trasplantado riñones de cerdo a pacientes con muerte cerebral, pero Slayman fue la primera persona viva en recibir uno.

En 2023 se trasplantaron corazones de cerdo genéticamente modificados a dos pacientes en la Universidad de Maryland, pero sobrevivieron menos de dos meses.