¿Se repite la historia?

Los Tigres del Licey salen en busca de la corona 24, en el 24.

Los análisis no parecen favorecer a los felinos que se miden contra las Estrellas Orientales en la Serie Final.

Para esa época, el Licey ganó tres campeonatos consecutivos, desde el año 82, hasta la temporada del 85.

El último en repetir coronas fueron los Leones del Escogido en las temporadas 2012-13 y 2013-14.

La ofensiva azul cuenta con nombres que representan peligro ante los lanzamientos verdes.

Ramón y Yadiel Hernández parecen ser una balanza en medio del lineup de los capitaleños.

Urshela fue finalista al Guante de Oro de las Grandes Ligas en el año 2020 cuando jugaba por los Yankees.

Un problema positivo para el Licey es la calidad en los jugadores del diamante.

José Rojas, es otro agregado del Licey, que ha demostrado buenos dotes con el madero y en la defensa. Rojas juega la inicial, y descansa a Ramón Hernández, quien está jugando con molestias.

Cabe destacar que los Tigres cuentan con jugadores en el banco que podrían ser titulares en cualquier equipo, menos en el Licey.

Arístides Aquino demostró calidad defensiva cuando Emilio Bonifacio se ausentó tras sufrir una lesión. Aquino sale del banco cuando lanza un derecho. En su lugar está el zurdo Luis Barrera.

Sergio Alcántara, campocorto de grandes habilidades, también está sentado, igual que Starlin Castro, que juega en la intermedia.

“EL CAPI”

Emilio Bonifacio, capitán de los azules, es sin dudas el motor de los azules.

“El Capi”, como popularmente le llaman sus compañeros, ha estado en frente de los Tigres desde el inicio de la temporada, tanto en los jardines como primero en el orden en materia ofensiva.

Los bengaleses se reforzaron en el draft de importados, incluyendo en sus filas a los lanzadores de los Leones, Cameron Gann, así como el zurdo Zac Rosscup.

Gann podría lanzar el tercer juego de la final, mientras que Rosscup, en particular, parece una pieza clave para los Tigres, ya que necesitaban un pitcher zurdo en el bullpen.

EL GRAN AUSENTE

Jorge Alfaro, quien fue el más valioso la final pasada, no parece ser el “temible acuaman” del 2023.

En el todos contra todos, el equipo azul fue el de menor promedio de bateo colectivo con .241, sin embargo, terminó con 75 carreras producidas, 17 más que su rival, las Estrellas Orientales.

La Serie Final de Lidom está pautada al mejor de siete juegos, e iniciará esta noche en el Tetelo Vargas de San Pedro de Macorís a las 7:30 de la noche.

Hasta el momento los dirigentes de ambos equipos no han presentado su lanzador abridor para esta noche.

LOS CAMBIOS

En medio de la temporada, el Licey cambió parte de su dirigencia luego de una mala racha que tuvieron los azules en la regular. Audo Vicente, y la directiva azul, despidieron al capataz campeón, José Offerman, y contrataron al joven Gilbert Gómez, así como a Héctor Borg, coach de banca.

Bajo el mando de Gilbert, el Licey terminó con récord de 14-10. Culminó la regular con 4-2, y el round robin con 10-8.

En la historia de la Lidom, los Tigres y las Estrellas han disputado cuatro finales. La primera fue en el 1954, cuando el torneo se jugaba en un solo año. Las Estrellas ganaron en esa ocasión, y el Licey domina las series 3-1.