El país necesita tener la práctica de trazabilidad de los alimentos, porque se podría identificar dónde están las fallas en la cadena

La República Dominicana tiene que ejecutar políticas más fuerte para reducir los desperdicios de alimentos, ya que esto no solo tiene un impacto medioambiental, sino también económico y social.
Estas medidas deberían tomarse principalmente en el sector turístico, debido al avance que ha tenido el país, o sea, dar un paso más para alcanzar un turismo sostenible.

Así lo señaló ayer Rodrigo Castañeda, representante de la Organización de la Nacional Unidas para Agricultura y la Alimentación (FAO), al participar en actividad Ganancias Sostenibles, organizado por la Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental (Ecored).

“Trabajar los organismos públicos y privados para identificar innovaciones que puedan ser ejecutadas. Empezar a medir cuánto se desperdicia y así poder tomar medidas”, dijo.

Precisó que en América Latina se desperdicia alrededor del 12% de los alimentos que se producen.
Dijo que el país necesita, además, tener la práctica de trazabilidad de los alimentos, porque se podría identificar dónde están las fallas de la cadena de producción.

De su lado, la presidenta de EcoredDania Heredia, señaló que la Ley de Residuos Sólidos es un gran avance para el país, pero que la solución a este problema no llegará de “un día para otro”.

Mencionó que primero hay que entender qué estamos haciendo como país con los desechos sólidos y luego dimensionar el problema.