La explotación de minas y canteras, la producción industrial nacional (manufactura local), el comercio, y enseñanza, fueron los sectores con un mal desempeño en 2023, el cual básicamente se asentó en hoteles, bares y restaurantes y construcción y zonas francas para que la actividad económica cerrara en un 2.4 % el pasado año.

Amplios sectores asientan sus críticas sobre el desempeño de la economía de que siempre estuvo por encima de todos los países de América Latina y hoy día se encuentra por debajo de su potencial, aunque con perspectivas de crecimiento de 5.2 % al finalizar este año 2024.
República Dominicana, como economía abierta, ha sido afectada por las crisis geopolítica en el Medio Oriente, la baja del comercio internacional y los temas de logística, como también de la escalada de precios de insumos, y de bienes intermedios y terminados, por lo que se infiere que el Banco Central priorizara la estabilidad de precios por encima del crecimiento económico.

De acuerdo a los datos del BCRD, en 2023 los sectores agropecuario crecieron 3.9 %; manufactura zona franca 0.1 %, construcción 2.1 %, servicios 3.6 %, energía y agua 4.2 %, Hoteles, bares y Restaurantes 10.7 %, Transporte y almacenamiento 1.5 % y comunicaciones 5.6 %.

servicios financieros creció 6.9 %, actividades inmobiliarias y de alquiler 5.5 %, salud 10 %, otras actividades de servicios 4.7 % y administración pública 2.2 %.

Sobre el tema, Listín Diario buscó la opinión de reconocidos economistas: Miguel Collado Di Franco, vicepresidente ejecutivo del Centro Regional de Estrategias Económicas Sostenibles (CREES); Rafael Espinal, coordinador de Economía, en INTEC; Antonio Ciriaco, Decano Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UASD.

ECONOMISTAS OPINAN:

Collado Di Franco explicó que a principios de año varias actividades económicas estuvieron rezagadas y que a partir de los estímulos monetarios contribuyeron de forma positiva, como la construcción.

Para el economista, si se quiere mayor desarrollo, este año 2024 urgen las reformas estructurales ( laboral, electricidad,transporte, y tributaria).

“Sin eso la competitividad para exportar y también para empresas locales poder competir con bienes importados seguirá siendo el talón de aquíles, la economía dominicana y los dominicanos en sentido general seguirán pagando o viviendo en una economía en la cual los costos, no solamente de hacer negocios, sino los de vivir seguirán siendo altos”, enfatizó.

La caída del consumo por los aumentos de precios afectaron las ventas y las altas tasas de interés de la política monetaria penalizaron no solo el consumo, sino también la Inversión en ambos sectores, que son los más sensibles ante choques inflacionarios, dijo.

Espinal afirmó que en el caso de la agropecuaria, la política de subsidios del Gobierno favoreció su crecimiento, mientras otros sectores como turismo, comunicaciones y zonas francas se benefician de la inversión extranjera, IED que fue extraordinaria

Respecto a la caída de Minas y Canteras dijo que se debe a los procesos de Barrick, que está haciendo inversiones que los obliga a paralizar la producción para poder seguir explotando los yacimientos que requieren procesos más complejos.

De igual modo, el decano de la Facultad de Economía de la UASD, Antonio Ciriaco Cruz, recordó que la economía dominicana creció en la vecindad del 2.4%, sustentada básicamente en sectores de servicios: Turismo, Servicios financieros, Comunicaciones y Actividades Inmobiliarias y de Alquiler, entre otros.

Un aspecto a destacar es que la política monetaria y fiscal estuvieron muy condicionada por el choque inflacionario producto de las alteraciones económicas de los conflictos bélicos: Rusia-Ucrania, y Palestina e Israel. La política monetaria restrictiva indujo a mayores tasa de interés, afectando la inversión privada, el consumo privado, afectando a sectores como la manufactura local que es sensible a los movimientos de la tasa de interés, y por consecuencia ralentizó el crecimiento del año 2023, terminando la economía con un crecimiento por debajo del potencial.

Sin embargo, señala, que con los estímulos otorgados por el Banco Central a los sectores productivos conjuntamente con un cambio de postura desde una política monetaria restrictiva a una más flexible la economía comenzó a tener respuestas positivas a partir del cuatrimestre septiembre-diciembre.

Para el economista Henri Hebrard lo importante que luego de un primer semestre malo el segundo fue positivo y que el 2024 inicia con una mejor posición que en 2023.

Aduce que el crecimiento de 2.4 % confirma que ha habido una muy marcada recuperación de la economía dominicana a partir del tercer trimestre 2023.

“Si desglosamos la evolución del crecimiento trimestral, tenemos lo siguiente: luego de crecer apenas +1.4% en T1-2023 y +1.0% en T2-2023, ya la economía estaba rebotando +2.% en T3-2023 y sobretodo un bastante positivo +4.4% en este último trimestre, o sea ni tan lejos del crecimiento potencial de la economía”, indicó.

SEPA MÁS

RECUPERACIÓN

Para Henri Hebrard esta recuperación obedece a un conjunto de medidas de relanzamiento de la economía dominicana a partir del segundo trimestre del 2023, pues empieza a bajar la tasa de política monetaria desde su nivel tope de 8.50 % a 7.0 % en la economía, conjuntamente con la creación de facilidades de liquidez a través del sector bancario.

ALZA SALARIOS

Luego, se adelantaron las fechas de incrementos en los salarios mínimo (abril 2023 le tocó al sector privado no sectorizado, luego mayo 2023 a zonas francas y finalmente en junio 2023 sector turismo). Estos aumentos salariales que andan en torno al 12.0% en el mercado de acuerdo a los datos publicados por la SIPEN a diciembre, ayudaron a recuperar el consumo; finalmente, del lado fiscal, se incrementó en más de RD$60,000 millones el Presupuesto 2023, de gasto público. De manera que este gasto incrementado permita mayor dinamismo. Y esto es precisamente lo que se ha producido

PERSPECTIVAS

Entiende que la economía dominicana abre 2024 con perspectivas mucho más favorables que al inicio del año 2023; de hecho las proyecciones del FMI apuntan a un crecimiento de un 5.2 % para 2024, mientras el Banco Mundial apuesta a un 5.1% mientras el presupuesto 2024 plantea «apenas» +4.75%.

“Es importante señalar que estas proyecciones colocan a RD como el país de mayor crecimiento de todo el continente, solamente superado por el caso extraordinario de Guyana por el boom petrolero que está viviendo”, indicó.