Tirana .-  Albania prohíbe desde hoy las bolsas de plástico de un solo uso, una medida que va en línea con las directrices de la Unión Europea (UE), a la que el país aspira ingresar, y los planes del Gobierno para limpiar y proteger el medio ambiente.

Con multas por incumplimiento de 416 a 12.500 euros y hasta la retirada de la licencia comercial, la ley para la gestión integral de los residuos fue aprobada en marzo pasado por el Parlamento albanés y está en concordancia con el Plan Nacional de Limpieza puesto en marcha por el Gobierno del primer ministro, Edi Rama.

El objetivo principal de este plan es limpiar los desechos repartidos por toda la naturaleza, una de las grandes lacras de este país que aspira a convertirse en un gran destino turístico, e impedir el vertido en el futuro de las bolsas de plástico.

A partir de ahora queda prohibido el uso de todas las bolsas de plástico endebles, de un espesor de menos de 70 micras, 50 centímetros de largo y 24 de ancho, y una carga máxima menor a 10 kilogramos.

En Albania una persona utiliza 2 a 3 bolsas de plástico cada día, lo que genera más de 26.000 toneladas al año de estos de basura de envoltorios, en su mayoría de un solo uso.

Las asociaciones ambientalistas han apoyado estas restricciones para combatir la contaminación aunque afirman que es un proyecto que viene con retraso, ya que se implementa 11 años después del inicio de una fuerte campaña de promoción del uso de las bolsas de tela en vez de las de plástico.