¡Se acabó! En Internet, foros enteros de debate se dedican ahora a lo que algunos ya llaman «Cookiegate». Todo empezó cuando un internauta, que se identificó como gran consumidor de galletas Oreo, dijo que notaba menos crema blanca entre las pequeñas galletas redondas.

El comentario ha provocado un escándalo. En las redes sociales, los consumidores se grabaron comparando las antiguas cajas de Oreo con las nuevas, mostrando círculos de crema más pequeños o más finos.
«¡El coste de la vida está subiendo! ¿No puedo comprarme una casa? De acuerdo, pero reducir la nata de las Oreo es ir demasiado lejos. Es una abominación», dijo un internauta.

¿Ha cambiado la receta? ¿Hay realmente menos nata? El fabricante de Oreo lo asegura: la proporción nata/galleta no ha cambiado. Sin embargo, estas declaraciones no han bastado para calmar la ira de los fans de estas galletas, de las que se venden al menos 20.000 millones al año en Estados Unidos.

Algunos culpan a la inflación, que está provocando que ciertas marcas reduzcan las cantidades de sus productos, un proceso conocido como «shrinkflation». Y está alcanzando tales proporciones que incluso algunos republicanos se están implicando, culpando de todo al presidente demócrata Joe Biden.