Sudáfrica nos ofreció la primera mirada hacia el interior de ómicron, la variante más contagiosa de coronavirus hasta la fecha que se expande con velocidad por el mundo.

En este país, concretamente en la provincia de Gauteng, se decretó el epicentro de ómicron por la explosión de casos que se desató desde mediados de noviembre hasta comienzos de diciembre.

Pero el número de infecciones parece estar bajando ahora casi tan rápido como subió tanto en esta provincia como en el resto del país africano.

El 14 de noviembre se registraron 283 nuevos casos. Apenas un mes después, el 16 de diciembre, las infecciones se catapultaron hacia las 23.000 diarias en toda la nación.

Un crecimiento no visto durante toda la pandemia que rápidamente se replicó en países como Reino Unido o Dinamarca y que ahora ya se ve en buena parte de Europa y Estados Unidos.