Benín, una nación de África occidental, enviará a Haití efectivos de sus fuerzas de seguridad como parte de una misión respaldada por la ONU, informó este martes el gobierno del país africano, en una decisión celebrada por la Comunidad del Caribe (Caricom) reunida en Georgetown.

El ministerio beninés de Interior y Seguridad dijo a la AFP que «está confirmado que Benín enviará hombres a Haití», luego que la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, anunciara en Georgetown, donde participa de la cumbre de la Caricom, que se trataba de una misión de 2,000 efectivos.

El ministerio de este país de África occidental no precisó el número de agentes o si se trata de policías o militares. «Es todo lo que puedo decir por el momento», señaló un vocero.

Haití es el país más pobre de la región, asolado por una grave crisis política, humanitaria y por la violencia de pandillas que controlan porciones enteras de su territorio. En octubre pasado, el Consejo de Seguridad de la ONU dispuso el envío a Haití de una misión multinacional encabezada por Kenia, pero su aplicación efectiva se demora, principalmente debido a una decisión judicial de Nairobi.

Benín ya participó con personal policial en la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (Minustah), que operó entre 2004 y 2017.

Guyana -que reúne desde el domingo a los jefes de gobierno del bloque caribeño, que además preside- ofreció apoyar financieramente la operación por un monto que Persaud mantuvo en reserva.

El jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, instó el jueves desde Brasil a acelerar la creación de esta fuerza policial.