El aumento generalizado de los casos de sarampión a nivel mundial hará que más de la mitad de todos los países del mundo corran riesgo «alto o máximo» por brotes de esta enfermedad para finales de 2024, advirtió este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los últimos datos globales sobre los casos notificados a la OMS (a febrero de 2024) indican que hubo 306,291 en 2023 frente a 171,156 casos en 2022, lo que supuso un aumento del 79 %.

El número de países con brotes de alto riesgo, es decir, con una incidencia superior a 20 casos por cada millón de habitantes, aumentó de 32 en 2022 a 51 el año pasado, precisó en una rueda de prensa la experta en sarampión y rubeola de la OMS, Natasha Crowcroft.

Además, la experta advirtió de una «gran desigualdad» en la distribución de estos casos y muertes, ya que se prevé que casi la mitad (48 %) de las naciones que entrarán en nivel de riesgo alto o máximo este año serán países de renta media o baja.

Para hacer frente a esta situación, la experta instó a tomar medidas urgentes para garantizar que todos los niños estén protegidos ya que, aseguró, la prevención del sarampión y la rubeola ha «caído» de las prioridades gubernamentales a causa de crisis mundiales como la covid-19 o los recientes conflictos armados.