Los miembros del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reiteraron su «profunda» preocupación por la situación humanitaria y de seguridad en Haití, subrayaron la necesidad de abordar la crisis de forma multidimensional e instaron a las pandillas a «cesar inmediatamente sus acciones desestabilizadoras».

A través de un comunicado de prensa reiteraron su condena de la creciente violencia, las actividades criminales, el desplazamiento masivo de civiles y los abusos contra los derechos humanos que socavan la paz, la estabilidad y la seguridad de Haití y la región, incluidos los secuestros, la violencia sexual y de género, la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes, los homicidios, los homicidios ilegítimos y el reclutamiento de niños por parte de grupos armados y redes criminales.

Redoblar ayuda a Haití

Los miembros del Consejo de Seguridad condenaron las continuas actividades criminales desestabilizadoras de las bandas armadas y destacaron la necesidad de que la comunidad internacional redoble sus esfuerzos para brindar asistencia humanitaria a la población y apoyar a la Policía Nacional de Haití, incluido el fortalecimiento de su capacidad para restablecer la ley y orden a través de la misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad. 

Despliegue militar de Kenia

Los miembros del Consejo escucharon la información de Kenia sobre los esfuerzos de planificación en curso para el despliegue de la misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad en Haití y las promesas internacionales hechas a la misión.

Expresaron la expectativa y esperanza por el despliegue de la misión Multinacional de Apoyo a la Seguridad a Haití lo antes posible, tal como lo solicitó Haití y lo autorizó el Consejo de Seguridad mediante la resolución 2699 (2023).

Acogieron con agrado las promesas hechas por los Estados miembros a la misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad en forma de compromisos financieros, de personal y en especie y el establecimiento del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para esta misión.

Destacaron además, la necesidad de crear condiciones de seguridad propicias para un proceso político inclusivo y elecciones libres y justas en Haití.

Los miembros del Consejo de Seguridad expresaron preocupación por el limitado avance en el proceso político en Haití. Instaron a todos los actores políticos a participar de manera constructiva en negociaciones significativas para permitir la celebración de elecciones legislativas y presidenciales libres y justas y restaurar las instituciones democráticas lo antes posible y reconocieron los esfuerzos en curso de la Caricom a este respecto.

Calificaron de «grave» el flujo ilícito de armas y municiones hacia Haití que sigue siendo un factor clave de inestabilidad y violencia.

Pide a las bandas parar

Los miembros del Consejo de Seguridad instaron a las bandas armadas a «cesar inmediatamente sus acciones desestabilizadoras». Reiteraron el llamado del Consejo para que los perpetradores de estos actos abominables sean llevados ante la justicia y enfatizaron el papel del Consejo en la imposición y el fortalecimiento de sanciones a personas y entidades responsables o cómplices de acciones que amenazan la paz, la seguridad o la estabilidad de Haití, de conformidad con con la resolución 2653 (2022) y 2700 (2023).

También reiteraron la necesidad de lograr avances significativos en la investigación del asesinato del presidente de Haití, Jovenel Moïse.

Los miembros del Consejo de Seguridad instaron al Gobierno de Haití y a todas las partes relevantes en Haití a proteger la seguridad del personal de la ONU y de todos los civiles, incluidos los extranjeros.

Sobre la reunión del Consejo

Los miembros del Consejo de Seguridad fueron informados el 6 de marzo por la representante especial del secretario general de la ONU y jefa de la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití (Binuh), María Isabel Salvador, sobre la situación en Haití.

En la reunión participaron, bajo el Artículo 37, el representante permanente de Kenia, el representante permanente de Haití y el representante permanente de Jamaica, en nombre de la Comunidad del Caribe (Caricom).

El Consejo reiteró su continua solidaridad con el pueblo de Haití y expresó su apoyo al trabajo realizado por la Oficina Integrada de las Naciones Unidas para Haití (Binuh) y el equipo de las Naciones Unidas en el país hacia un futuro mejor para Haití.