Cuatro personas fueron asesinadas en Estados Unidos, incluidos dos agentes de policía, por un sospechoso que se escondió en una casa durante unas 12 horas, informó el jueves la oficina del alguacil del condado de Watauga, en Carolina del Norte.

Dos agentes fueron enviados el miércoles por la mañana a una casa cerca de Boone, cuyos ocupantes no se habían presentado a trabajar y no contestaban el teléfono, se explicó en un comunicado enviado a la AFP.

Tras notar que había de varios vehículos, ingresaron a la casa, donde fueron recibidos por disparos.

Los refuerzos lograron rescatar a uno de los agentes, Chris Ward, quien murió en el hospital, pero no a su colega Logan Fox, quien falleció en el lugar.


Regístrate para vivir una experiencia personalizada de consumo de contenidos.Registrarse en MiDL


Dos policías y un gendarme fueron atacados mientras intentaban acudir en su ayuda. Uno de ellos fue alcanzado pero protegido por su equipo, detallaron en la oficina del alguacil.

El atacante siguió disparando por momentos a la policía, que tardó 13 horas en controlar la situación.

“El sospechoso que mató a los dos policías también es sospechoso de haber matado a dos civiles en la casa”, dice el comunicado.

El alguacil Len Hagaman dijo a la red local WSOC que el atacante había muerto y que las otras dos víctimas eran su madre y su padrastro.

Cuatro personas fueron asesinadas en Estados Unidos, incluidos dos agentes de policía, por un sospechoso que se escondió en una casa durante unas 12 horas, informó el jueves la oficina del alguacil del condado de Watauga, en Carolina del Norte.

Dos agentes fueron enviados el miércoles por la mañana a una casa cerca de Boone, cuyos ocupantes no se habían presentado a trabajar y no contestaban el teléfono, se explicó en un comunicado enviado a la AFP.

Tras notar que había de varios vehículos, ingresaron a la casa, donde fueron recibidos por disparos.

Los refuerzos lograron rescatar a uno de los agentes, Chris Ward, quien murió en el hospital, pero no a su colega Logan Fox, quien falleció en el lugar.


Regístrate para vivir una experiencia personalizada de consumo de contenidos.Registrarse en MiDL


Dos policías y un gendarme fueron atacados mientras intentaban acudir en su ayuda. Uno de ellos fue alcanzado pero protegido por su equipo, detallaron en la oficina del alguacil.

El atacante siguió disparando por momentos a la policía, que tardó 13 horas en controlar la situación.

“El sospechoso que mató a los dos policías también es sospechoso de haber matado a dos civiles en la casa”, dice el comunicado.

El alguacil Len Hagaman dijo a la red local WSOC que el atacante había muerto y que las otras dos víctimas eran su madre y su padrastro.

En Estados Unidos, donde las armas de fuego abundan y son objeto de controversias por numerosos tiroteos masivos, una media de 50 policías muere cada año en ejercicio de sus funciones.