El Ministerio Público investiga la muerte de un menor de casi dos años en una estancia infantil del Centro de Atención Integral a la Primera Infancia (Caipi), en San Francisco de Macorís, y la caída de una niña de un tercer piso de uno de los albergues de paso del Conani.

El fallecimiento del niño Maikel Esmil Castro Álvarez, de un año y diez meses, en la estancia infantil, según se ha informado, se produjo por ahogamiento en una cubeta, mientras que la niña de 12 años que supuestamente tuvo el “accidente” en uno de los hogares del Conani, alegadamente se originó cuando realizaba actividades deportivas con otras compañeras.

Al ser cuestionada sobre las investigaciones por el deceso de Maikel Esmil, la procuradora fiscal titular de Duarte, Smailyn Rodríguez, dijo que es prematuro establecer posibles calificaciones jurídicas hasta tanto no concluyan las indagatorias preliminares.

«Aún es muy precipitado para referirnos en totalidad con respecto a la calificación o imputación, hasta tanto se recolecten y confronten todos los informes del equipo multidisciplinario que investiga el caso», precisó la funcionaria.

Rodríguez informó que, además, el Ministerio Público ha formalizado la notificación de cierre de la estancia, y ha hecho énfasis a las autoridades competentes en la necesaria profilaxis de todo el personal que allí labora.

La directora ejecutiva del Instituto Nacional de Atención Integral a la Primera Infancia (Inaipi), Besaida Manola Santana de Báez, visitó ayer  a los padres del niño, a quienes garantizó que se establecerán responsabilidades en la tragedia.

“Accidente” de la niña 

En cuanto a la preadolescente del supuesto accidente en el albergue del Conani, según una comunicación de prensa de esa institución, cuatro adultos jugaban con las menores al aire libre en el momento en el que una de ellas cayó desde la azotea, pese a que esta área estaba resguardada por mallas metálicas.

“En un momento determinado, la niña se separó de las demás, siendo regresada al grupo por personal del hogar y reintegrada a las actividades. Momentos después, el personal fue alertado de que la niña había caído desde la azotea”, describe el Conani en la nota.

La menor recibe atenciones médicas en el Hospital Pediátrico Hugo de Mendoza, en Santo Domingo Norte. Mediante una nota de prensa distribuida por el Conani, la directora del hospital Dhamelisse Then Vanderhorst dijo que la menor llegó con trauma craneoencefálico severo, pero que se encuentra estable y bajo los cuidados de especialistas.

Según el informe del centro de salud en el que permanece ingresada, la niña está evolucionado favorablemente y  podría serle retirada la respiración mecánica en las próximas horas.

Los adultos que acompañaban a las menores en la actividad deportiva eran “dos guías y dos profesores de deportes”.

“Procedimos a contactar a su familia para explicarle lo sucedido, salvo con una hermana, con la que nos hemos comunicado (…), no ha sido posible tener contacto con el padre o la madre de la niña, a quienes la hermana quedó de informar. Pese a nuestra insistencia, ningún familiar ha visitado a la paciente”, detalló Conani.

Reacción de Raquel Arbaje

La primera dama, Raquel Arbaje, tildó la muerte del niño Maikel Esmil como una “negligencia” y estimó que “debe ser severamente sancionada”. “Doy mi absoluto respaldo a la decisión del Inaipi de establecer responsabilidades y velar porque las personas responsables asuman las consecuencias”.