Habitantes de la provincia de Dajabón se quejaron por la gran cantidad de embarazadas haitianas que continúan llegando a los hospitales en la frontera desde Haití para dar a luz.

Pese al cierre de la frontera que mantiene Haití, el residente fronterizo Antonio Peralta, manifestó que por su sector viven 15 embarazadas que cruzaron por el río Masacre de manera ilegal, por lo que exige a las autoridades castrenses continuar con el patrullaje que realizan cada día para contrarrestar a los infractores de la ley.

Una de las quejas de los moradores de la frontera se debe a que cuando acuden dominicanas embarazadas al centro de salud no hay camas disponibles, así lo manifestó Tonito González, motoconchista de Dajabón.

QUEMAN SACOS DE TAYOTA

En otro hecho, un grupo de haitianos prendió fuego a varios sacos de tayota procedentes de la República Dominicana tras haber pasado la mercancía de manera irregular a su territorio, de acuerdo con reportes.

En la actualidad, la localidad de Juana Méndez, en Haití, mantiene sus puertas cerradas con República Dominicana como rechazo a la disposición del gobierno dominicano que mantiene varias restricciones por la construcción de un canal que pretende desviar el cauce del río Masacre.

Los sacos de tayota que llevaron en una camioneta fueron amontonados por civiles haitianos, quienes rociaron gasolina y luego le lanzaron un cartón encendido provocando una breve explosión. Ya son varios los productos agrícolas que haitianos queman.

Alimentos

Aduanas de Haití

Puerta.
Para evitar el contrabando y reducir el hambre por la que atraviesa la población, autoridades aduanales de Haití permiten la entrada de alimentos por una puerta pequeña sobre el puente fronterizo que comunica Juana Méndez con Dajabón.