Haití. – Martine Moïse, viuda del asesinado presidente haitiano Jovenel Moïse, fue acusada de manera oficial de participar en el magnicidio, ocurrido en la noche del 6 al 7 de julio de 2021.

En una comunicación del 25 de octubre de 2023, el juez Wasser W. Voltaire emitió una orden para llevar a Martine Moïse por su supuesta implicación en el asesinato de su esposo.

Además, Martine Moïse se ha mantenido en refugio en el extranjero.

Martine Moïse no quiso comparecer ante el juez

Martine Moïse se negó a comparecer ante el juez instructor que supervisa el caso. La viuda del presidente siempre ha abogado por la creación de un Tribunal Penal Internacional (TPI) para el caso Moisés. Asimismo, ha multiplicado los trámites, especialmente ante la Organización de Estados Americanos (OEA).

El 19 de diciembre de 2023, un juez federal en Miami condenó a cadena perpetua a un ex senador haitiano, John Joel Joseph, de 51 años, por su conspiración en 2021 para asesinar al presidente haitiano Jovenel Moïse. Es el tercero entre los 11 sospechosos detenidos y acusados en Miami en recibir condena en este caso, calificado por los fiscales estadounidenses como un complot urdido tanto en Haití como en Florida para contratar mercenarios para secuestrar o matar a Moisés.

Las otras dos personas condenadas en este caso son el empresario haitiano-chiliano Rodolphe Jaar y el oficial del ejército colombiano retirado Germán Alejandro Rivera García, ambos condenados a cadena perpetua. Joseph Vincent, ciudadano haitiano-estadounidense y ex informante confidencial de la Administración de Drogas de los Estados Unidos (DEA), se declaró culpable este mes y espera su condena en febrero de 2024.

La noche en que mataron a Jovenel Moïse

El 6 de julio de 2021, los cómplices se reunieron en una casa cerca de la residencia del presidente Moïse. Allí se distribuyeron armas de fuego y equipo, y se anunció que la misión era matar a Moïse.

Al día siguiente por la noche, un escuadrón fuertemente armado ingresó en la vivienda del presidente Jovenel Moïse y lo asesinó a tiros. Provocando un magnicidio que desató desde entonces un periodo de violencia pandillera y fuerte inestabilidad política en el país caribeño.

Las autoridades dijeron que el plan original era detener a Moïse, forzarlo a subir a un avión y llevarlo a un lugar no identificado. Aseguraron que ese complot se vino abajo cuando los sospechosos no pudieron encontrar un avión o armas suficientes, según documentos judiciales.