Organizaciones y dirigentes ambientalistas, sociales y culturales del pueblo banilejo expresaron su protesta y rechazo total al crimen ecológico que grupos de intereses económicos cometen en pleno corazón de Las Dunas de Baní.

Los banilejos reclaman que el Ministerio de Medio Ambiente detenga de inmediato el apoyo a quienes depredan y asesinan brutalmente fauna y flora de las Dunas y los que sustraen de forma clandestina sus arenas.

Igualmente, advirtieron que no permitirán que las Dunas sean destruidas por particulares sin que las autoridades hagan nada y expresaron su disposición de defenderlas.

Listín Diario volvió a denunciar este lunes en un amplio reportaje, que es “tierra arrasada en lo que están quedando las Dunas Banilejas en la zona de Las Calderas, debido al proceso de explotación a que están siendo sometidas los últimos meses por invasores que colocan extensas empalizadas, talan y queman su capa boscosa ante la indiferencia de autoridades locales y nacionales de Medio Ambiente”.

Ante este inocultable ilícito medioambiental que lacera de forma inmisericorde el alma de Las Dunas, Alianza Banileja y el Patronato de Apoyo al Cucurucho de Peravia, sus dirigentes Luis Ney Quiterio y Fabio Fernando Herrera, han rechazado de plano estas acciones y piden a Medio Ambiente atención inmediata “a nuestras Dunas”.

Con esta idea coincide también la seccional Baní-Matanzas, de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP). Su presidente, profesor Gregorio Aybar, señala que con la declaratoria de las Dunas como Parque Nacional, “quedaría bien claro y sin lugar a dudas las actividades que aquí no se podrían realizar, poniendo límites claros a los que negocian con nuestros recursos naturales”.

Dulce Báez, presidente del Instituto Duartiano-Baní, y Partenio Peña, del Movimiento Cultural Peraviano, expresaron su rotundo rechazo “a estas acciones criminales en contra de nuestras Dunas, vengan de donde vengan”.

El reconocido ambientalista banilejo Alexis Agramonte también elevó su voz de indignación a este atropello medioambiental, y aseguró que hay una gran irresponsabilidad de Medio Ambiente cuando permite que un recurso de esta naturaleza sea afectado en esta magnitud.

“Esto es un desastre, esto es criminal, esto no puede seguir así”, manifestó Agramonte. Dijo que Medio Ambiente debería “meter preso a todo ese personal que le pagan para velar por el cuidado de ese parque natural, pero lo que hace es entrar en contubernio con sus agresores”.

Productores apícolas de Las Calderas, Miembros del Club Las Calderas, Caldereros Ausentes, y productores caprinos de esta comunidad, denuncian que el propósito de este desmonte del Parque Natural Dunas de Las Calderas, es explotar la zona con fines agrícolas, pero asegura que medio ambiente sabe, “que esta no es una zona de explotación agrícola, porque esto es área protegida”, afirman.

En el área de tala y quema de especies endémicas en estas dunas se pudo apreciar la perforación de un pozo, en el que obreros trabajaban despreocupadamente sacando arena con cubos, colocando tuberías de plástico y moviendo otras herramientas de trabajo “que indica claramente que el fin de todo este daño es instalar fincas agrícolas aquí”, precisan.