El número de muertos por los bombardeos de Israel se elevaba ayer a más de 15,500 en Gaza, donde la cifra de heridos superaba los 41,000 y las fuerzas israelíes continuaban atacando con dureza desde que reanudó su ofensiva tras romperse la tregua este pasado viernes.

“El número de fallecidos por la agresión israelí a Gaza ascendió a 15,523 muertos y 41,316 heridos”, informó el Ministerio de Sanidad del enclave palestino, controlado por el grupo palestino Hamás.

Los ataques israelíes se están produciendo “en todas las zonas de la Franja sin excepción”, agregó la misma fuente, que remarcó que “no hay áreas seguras” en ninguna parte del territorio palestino.

“Muchos heridos siguen sin poder ser atendidos por falta de acceso o precariedad de los servicios sanitarios, agregó el departamento sanitario. La salida de heridos al extranjero “va muy lenta, y cada día decenas de ellos mueren”.

El Ejército israelí “está bombardeando casas sin previo aviso con bombas”, agravando “la catástrofe humanitaria”, añadió. Denunció, “En las últimas horas hubo cientos de muertos y heridos, pero solo se recuperaron 316 fallecidos y 664 heridos y se los llevaron a hospitales”, y que “el mayor número de víctimas se encuentra bajo escombros». Hamás afirmó ayer que los ataques israelíes de últimas 24 horas causaron más 700 muertos.