Aun sin conocerse noticias sobre el paradero de José Antonio Figuereo, alias “Kiko la Quema”, vinculado al microtráfico de drogas y otros ilícitos, Cambita Garabitos vive momentos de relativa tranquilidad, a casi dos semanas de haberse disparado las tensiones cuando las autoridades anunciaron un operativo para capturar al fugitivo. .

Agentes del cuerpo policial sólo mantenían retenes frente a un destacamento y otros próximo a un colmado cercano a una vivienda de “Kiko la Quema”, cuya persecusión inició el 21 de noviembre.

Contra el prófugo hay varias órdenes judiciales de arresto por robos, microtráfico, cobros compulsivos, extorsión, tráfico de armas, invasión de terrenos y lavado de activos, según un informe policial.

Por el caso, las autoridades policiales arrestaron a 11 parientes y presuntos vinculados, entre ellos una hija de éste, de 14 años, según denunciaron ante Listín Diario residentes en el municipio.

Cesarina Figuereo Abreu, la hermana mayor del fugitivo, dijo que la persona que se entregó a las autoridades el pasado viernes, Juan Amauris Nova Ortiz, alias Bocú, no tiene que ver con su hermano debido a que desde hace tiempo ya no guardan relaciones.

LOS LLAMADOS

Además del presidente Abinader, el ministro de Interior y Policía, Jesús (Chú) Vásquez, formularon llamados a “Kiko la Quema” para que se entregue a las autoridades, mientras el ministro de Interior y Policía Nacional, Rafael “Chu” Vasquez, garantizó que habrá respeto a su vida.

“Lo mejor es que se entregue. Queremos que se le aplique todo el peso de la ley por los delitos cometidos”, manifestó Vásquez.

Según el informe policial, el individuo es buscado por diversas órdenes de arresto, robos, microtráfico, cobros compulsivos, extorsión, tráfico de armas, invasión de terrenos y lavado de activos.

El operativo de búsqueda del hombre, de 45 años, mantuvo, durante varios días, en zozobra a los pobladores cambitenses.