Una longitud de 1.7 kilómetros podría ser la extensión del canal de irrigación que se construye a toda capacidad en la comunidad de Juana Méndez (Ouanaminthe) en Haití y que mantiene paralizadas las actividades de intercambio comercial entre República Dominicana y la vecina nación.

Nuevas evidencias recogidas por Diario Libre apuntan a que la longitud del tramo que se encuentra prácticamente finalizado del proyecto es de apróximadamente 1,755 metros, según las mediciones satelitales de Google Earth.

Esta información está basada solo en las vistas aéreas y las mediciones que ha podido capturar Diario Libre para verificar la evolución de la controvertida obra.

Las capturas muestran que la maquinaria utilizada en estos trabajos incluye una retroexcavadora, una mezcladora de cemento y algunos camiones de volteo.

Según los datos recogidos por varios medios haitianos, para la finalización del canal se han recibido donativos que superan los 40,200 dólares, además, de que ha servido de inspiración para la construcción de un segundo canal de 3.8 kilómetros en el municipio de Torbeck al suroeste de esa nación.

Se recuerda que el 17 de septiembre de este año, el presidente Luis Abinader informó que esta infraestructura podría afectar el caudal del río Dajabón o Masacre perjudicando unas 14,000 tareas de terreno cultivable en territorio dominicano y unas 10,000 en territorio haitiano.

De acuerdo a las estimaciones del gobierno dominicano (en ese momento), serían perjudicados 266 agricultores dominicanos y 125 productores agrícolas haitianos.

En términos medioambientales, el canal podría causar daños al vital ecosistema lacustre de agua dulce de Laguna Saladilla, considerado como uno de los humedales más importantes de República Dominicana.

Comerciantes de ambos países piden reapertura

Expandir imagen

Infografía

Comercios en las proximidades del Mercado Binacional de Dajabón. (EDDY VITTINI)

Con menos de una semana de diferencia, representantes comerciales tanto de Dajabón como de Juana Méndez, solicitaron a las autoridades de sus respectivas naciones que desarrollen las actividades diplomáticas necesarias para la reanudación del intercambio comercial en la zona fronteriza.

Según el reputado periódico Le Nouvelliste, el lunes, 20 de noviembre, representantes de asociaciones comerciales y dirigentes del Sindicato de Conductores y Propietarios de Juana Méndez (SCPO) pidieron una tregua a las autoridades departamentales para poder facilitar a comerciantes y camioneros la recuperación de sus productos en República Dominicana.

Los grupos denunciaron que en República Dominicana les han cobrado un impuesto de 100 dólares americanos diarios por cada uno de sus contenedores bloqueados en la provincia de Dajabón.

El presidente del SCPO, Estimé St Juste, aseguró en el encuentro que de persistir la situación que provocó este cierre del comercio, se perderán alrededor de 27,000 puestos de trabajo en el Parque Industrial de Caracol (Haití)

El viernes, 24 de noviembre, cuatro días después de la manifestación haitiana, comerciantes y representantes de otros sectores de la sociedad civil de Dajabón solicitaron al Gobierno que se involucre para restablecer el comercio en la frontera.

Voceros de la Cámara de Comercio y Producción de Dajabón, la parroquia Nuestra Señora del Rosario y la Fundación Solidaridad Fronteriza, reiteraron la necesidad de que se restablezcan las actividades comerciales en la provincia, a la mayor brevedad, ya que son la principal fuente de ingresos de toda la zona.

Producto de esta merma de la actividad comercial, que ha durado dos meses y medio, el flujo de caja del sector financiero en la provincia de Dajabón se redujo en un 80 %, de acuerdo a estimaciones recientes.