La terminación del canal haitiano en el río Masacre, para abastecer las zonas agrícolas de Juana Méndez, anunciada el martes 27, generó una respuesta inmediata del Gobierno dominicano, que aseguró con sus autoridades del sector hídrico en esta provincia, que el bombeo del agua del río en La Vigía garantizaba el suministro a los dominicanos.

Este Viernes Santo, redes sociales de medios haitianos evidenciaron en imágenes la reducida cantidad de agua del canal y sedimentos de arena.

«Los dominicanos han reducido el caudal del río hacia el Canal de Haití, casi secándolo», dice una publicación de este Viernes Santo @haytiens (cuenta en la red X, antes Twitter).

Ante las denuncias y arremetidas de los haitianos, este Viernes Santo el Gobierno dominicano reafirmó que las bombas instaladas provocan que el canal que construyen los haitianos «se seque lentamente».

Juan Carlos Nova, director de operaciones del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indhri) y encargado de las operaciones de canal La Vigía, aseguró que el sistema de bombeo había estado previsto en septiembre-octubre.