Un total de 704 escuelas no estarán listas para el inicio del año escolar el próximo 28 de agosto, 329 de ellas afectadas por un «nudo legal«, al dispararse su presupuesto por encima de un 25 %, y otras 375 que fueron intervenidas para darles mantenimiento, por el avanzado deterioro que presentan.

A esto se suma la existencia de 60 contratos para la construcción de planteles cuyas compañías «se fueron» con 431 millones de pesos y dejaron las obras inconclusas. Estos casos están en manos de la Consultoría Jurídica del Ministerio de Educación, que sigue un proceso legal.

Cada inicio de año escolar trae consigo preocupación a cientos de padres que no logran conseguir un cupo en los centros educativos públicos. Escuelas superpobladas, cientos de ellas deterioradas y decenas inconclusas por un «nudo legal» que se ha ido desatando de manera paulatina y que motivó la modificación de la Ley de Compras y Contrataciones Públicas, para solucionar el problema.

Este enredo tiene dos explicaciones, de acuerdo a las autoridades de Educación. Uno de ellos es el crecimiento poblacional y urbanístico sin que se dejen espacios para la construcción de escuelas y el otro la falta de planificación para la construcción de los planteles, a partir de la asignación del 4 % del Producto Interno Bruto (PIB) a la Educación.

Al asumir la presidencia en agosto de 2020, el presidente Luis Abinader ordenó auditar la construcción de escuelas, desde el año 2013.

Este arqueo determinó que 721 tenían inconvenientes legales y mantenían pausados los contratos, debido a que la inversión final sobrepasaba en un 25 % al monto original adjudicado.

7,499Escuelas

Hay en el sistema educativo público, de acuerdo a los datos estadísticos que el Ministerio de Educación tiene colgados en su portal web.

431Millones

De pesos están en manos de 60 contratistas que abandonaron la construcción de escuelas, en diversas etapas del levantamiento.

5,000Millones

Destinó en el año 2021 la pasada gestión al mantenimiento correctivo de las escuelas en todo el país.

Esta cantidad excedía, además, la cifra establecida por la Ley 340-06 de Compras y Contrataciones.

La deuda inicial para la construcción de los centros educativos era de 3,600 millones de pesos, y posteriormente los contratistas e ingenieros agregaron adendas que dispararon el monto a 16 mil millones de pesos.

Para corregir esta distorsión se modificó el artículo 133, numeral tres de esta ley que establece «que la modificación que surja como consecuencia de circunstancias imprevisibles que hacen necesarias variaciones en las condiciones contractuales para poder satisfacer de manera efectiva la necesidad vinculada con el interés general. En estos casos la modificación no podrá implicar una variación de más de cincuenta por ciento (50 %) del precio inicial».

En marzo de 2022, el Gobierno entregó $2,578.1 millones de pesos por concepto de pago de 624 cubicaciones de 407 escuelas, que se construyen en distintas comunidades del país, con la finalidad de que esos planteles sean terminados e inaugurados en el más breve tiempo posible.

Situación legal de esas escuelas

El director de Mantenimiento e Infraestructura Escolar del Ministerio de Educación, Fernando Taveras, explicó a Diario Libre que de las 721 escuelas afectadas por el «nudo legal«, han sido inauguradas y puestas en operación 62; y antes del mes de septiembre serán entregadas otras 61.

Hay 82 escuelas cuya construcción no ha iniciado porque no tienen solar o el terreno tiene problemas; se han rescindido 51 contratos y recontratados 21.

Hay 329 escuelas que están en proceso de regulación de sus contratos en base a la modificación de la Ley de Compras y Contrataciones.

«Para montarlos en la ley tenemos que hacer un presupuesto, una cubicación de corte, como llaman. Los buscamos y preguntamos: ¿qué tú hiciste? ¿Dónde tú estás? En función de eso digo, mira, tú le debes al Ministerio un millón, por ejemplo, o el Ministerio te debe tanto a ti. Hacemos un presupuesto reformulado, que es como uno nuevo» para terminar la escuela, explicó Taveras.

En el proceso participan los Ministerios de Educación y de Obras Públicas, la Tesorería Nacional y en su momento la disuelta Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (OISOE).

«Cada plantel es una historia. Eso es lo que tenemos y seguimos avanzando ahí porque hay mucha burocracia para los pagos, pero eso pasa en todos los estamentos del Estado. Este Estado quiere ser tan perfecto que, la verdad es que atrasan los procesos y atrasan los proyectos, se atrasa todo», expuso.

En marzo del pasado año, el Gobierno entregó $2,578.1 millones de pesos por concepto de pago de 624 cubicaciones de 407 escuelas, que se construyen en distintas comunidades del país, con la finalidad de que esos planteles sean terminados e inaugurados en el más breve tiempo posible.

«Cada plantel es una historia y seguimos avanzando ahí porque hay mucha burocracia para los pagos»Fernando TaverasDirector Infraestructura Minerd

Mantenimiento a planteles

Para el próximo periodo lectivo, el Ministerio de Educación inició a través de la Dirección de Mantenimiento e Infraestructura Escolar el mantenimiento correctivo de unos 1,220 centros educativos a nivel nacional, dando prioridad a los más deteriorados, según el reporte de los Distritos.

Con una inversión de 3,400 millones de pesos se corrigen las filtraciones, instalaciones sanitarias, acondicionar el sistema eléctrico, limpieza y pintura. Taveras informó que se concluyeron los arreglos de 415 planteles y hay 410 en fase de terminación.

«En los mantenimientos que se le dieron previo no se arreglaba lo que es la filtración del techo de las escuelas. Entonces, ¿qué pasa? Cuando se pintaba la escuela y se arreglaba la parte eléctrica, se volvía a dañar porque las filtraciones seguían, pues el gran problema de los planteles, son las filtraciones del techo. Entonces, se le dio prioridad en esta ocasión, filtración del techo, pintura, electricidad, agua potable y sistema sanitario, que muchos tienen problemas con eso», concluyó el funcionario.

8 años sin escuela en Vicentillo

La situación de las escuelas en el Este del país continúa siendo precaria. Una parte de los estudiantes del liceo profesor Silverio Porquín Acosta, del distrito municipal de San Francisco Vicentillo, en El Seibo, tendrán que iniciar un nuevo año escolar tomando clases en una enramada.Esto porque hace ocho años se inició la construcción de una nueva edificación, que aún no concluyen, pues está afectada por el conocido nudo legal.Otro grupo de alumnos recibe la docencia debajo de una mata de mango, expuestos al sol y al agua cuando llueve. La comunidad espera que las autoridades de Educación puedan resolver esta situación a corto plazo.Mientras, de 128 centros educativos del Distrito Educativo 12-01, en Higuey, hay 80 intervenidos para reparación y 45 están en condiciones óptimas.De acuerdo a lo expresado por el director del Distrito, Mártires Bastardo, de las escuelas intervenidas 35 estarán listas para iniciar clases.Fueron intervenidos para reparaciones profundas el centro escolar Malena I y II, el Ercilia Pepín, centro educativo en Artes Gerardo Jansen, la escuela básica Cerro Lindo, María Nolea y los centros del sector San Pedro.