La crisis de inseguridad e inestabilidad política en Haití por la violencia de bandas afecta de forma desproporcionada a las mujeres y niñas, que entre otros abusos sufren con frecuencia la violencia sexual de miembros de organizaciones criminales, denunciaron este lunes expertos en derechos humanos de Naciones Unidas.

Esta violencia «es una táctica habitualmente usada para causar miedo, extorsionar, ganar control del poder y castigar a las comunidades locales», señalaron en un comunicado varios relatores y otros expertos de la ONU.

Las mujeres y niñas que se han visto forzadas a abandonar sus hogares por la violencia son especialmente vulnerables a este tipo de abusos, que también incluyen casos de explotación sexual y esclavización de mujeres y niñas, advirtieron.

La violencia de bandas causó 8,000 muertos en Haití el pasado año, y esas organizaciones criminales han llegado a controlar un 80 % de Puerto Príncipe, así como otras zonas del país.