El 2024 trajo la particularidad de poder celebrar el segundo miércoles de febrero, el 14, a un dos por uno: Miércoles de Ceniza y San Valentín. Ambas celebraciones con propósitos vinculados al cristianismo.

Para la tradición Católica, el Miércoles de Ceniza puede variar entre los días cuatro de febrero hasta el diez de marzo.
Esta última celebración da inicio a la Cuaresma, en un acto simbólico donde el sacerdote marca una cruz en la frente de los creyentes con cenizas que, se obtiene de la hoja de palma y que además representa el perdón y la penitencia de sus pecados.

Con el paso de los siglos, el Día de San Valentín fue acogido por muchos países, principalmente en el occidente, en estos se convirtió de gran movimiento comercial al intercambiar regalos entre amigos, compañeros y enamorados, aunque algunos mantienen la tradición de pedir matrimonio este día, en otros casos, los obsequios que no solo se limita a chocolates, a arreglos flores, tarjetas con dedicatoria; sino también un poco más exclusivo entre los más pudientes desde joyas, vehículos, entre otros.

En tanto que, en países como PakistánArabia Saudita el intento de un acto de amor, en celebración del Día de San Valentín ha desatado disturbios sociales y hasta condenas de prisión de 39 años, por violar sus creencias religiosas y leyes que prohíbe esta festividad.

Al contrario de Rusia, que en ese día se espera que los novios y maridos cocinen, limpien, regalen, flores y chocolates para que las mujeres tomen un descanso por motivo del amor.