El caso de la princesa Catalina de Gales, de 42 años y enferma de cáncer, es un ejemplo de como, por razones todavía sin explicar, cada vez más personas menores de 50 años padecen la enfermedad.

Se trata de una verdadera «epidemia» que empezó hace varias décadas, dice a AFP el cancerólogo Shivan Sivakumar, investigador de la Universidad de Birmingham.

Entre 1990 y 2019, la tasa de cáncer casi se duplicó (+80%) en este grupo de edad en todo el mundo, según un estudio publicado en 2023 por BMJ Oncology, centrado en los treinta cánceres más extendidos.

Algunos casos son muy conocidos, como la muerte en 2020 a los 43 años del actor Chadwick Boseman, protagonista de «Pantera Negra», víctima de un cáncer colorrectal.

Entre los jóvenes se ha detectado en especial un aumento de los cánceres gastrointestinales (colon, esófago, hígado).

Para explicar el fenómeno «no hay ningún elemento concluyente» dice el doctor Sivakumar, aunque es probable que estén involucrados varios factores.

En todo caso, pese a la información que circula en algunos sectores, la vacunación contra el covid no tiene nada que ver porque el aumento de cánceres empezó mucho antes de la pandemia.

NINGÚN CULPABLE OBVIO

Los científicos tienen dos grandes vías de investigación: o bien las generaciones recientes han estado más expuestas que sus predecesoras a factores de riesgo ya conocidos o bien han aparecido nuevos riesgos.

La primera categoría de hipótesis se basa en especial en una observación: en comparación con las generaciones anteriores, las personas que ahora tienen unos cuarenta años eran más jóvenes cuando fumaban, consumían alcohol o sufrían obesidad.

El último punto llama particularmente la atención de la epidemióloga Helen Coleman, de Queen’s University Belfast, especialista de los cánceres entre los jóvenes en Irlanda del Norte, que apunta a una «epidemia de obesidad» que no existía antes de la década de 1980.

Otra posibilidad serían los alimentos ultraprocesados, de los que se habla mucho últimamente, pero según Coleman «realmente hay muy pocos datos que respalden esta idea»

Sin conocer las causas del fenómeno, es difícil saber qué hacer para detener el aumento de cánceres entre los jóvenes.

Algunas autoridades sanitarias apuestan por la detección temprana, como Estados Unidos, que en 2021 rebajó a 45 años la edad recomendada para hacerse la prueba de diagnóstico de cánceres colorrectales. En Francia, la edad mínima sigue en 50 años, pero algunos gastroenterólogos piden que se reduzca.

De manera general, los investigadores consultados por AFP esperan que el caso de la princesa de Gales haga ver a los jóvenes que el cáncer no afecta solo a los mayores.

Y que en caso de duda sobre algún síntoma, siempre es mejor consultar. «Si siente que algo anda mal, no pierda el tiempo: vaya a hacerse un examen», dice el doctor Sivakumar.