Los padres de una niña de seis años de edad fallecida por el dengue el pasado sábado en el centro médico privado Quinto Centenario, en la comunidad Pontón, provincia La Vega, entienden que hubo diligencia médica en el caso.

Los parientes de la menor denunciaron que, en menos de 24 horas, el médico que estaba a su cargo le suministró seis sueros de manera consecutiva.

Eso provocó –argumentan los padres- que a la niña le creciera la barriga y al no poder orinar su salud comenzó a complicarse, falleciendo la madrugada del sábado.

Leonardo Vargas, tío de la menor, dijo que cuando la llevaron al hospital no pudieron ingresarla porque no había camas y pese a los esfuerzos para conseguirla, los centros de públicos y privados de La Vega, no tenían disponibilidad en las unidades de cuidados intensivos.

La niña María Holguín Morillo cumpliría siete años en enero próximo y era la segunda hija de los señores Kimberly Morillo y Jorge Holguín, quien trabaja en la Unidad del Sistema de Emergencia 9.1.1, en la provincia de La Vega, pero en esta ocasión, cuando se trató de su hija, el mismo sistema de salud del país le falló, no fue atendida tiempo.

Fausta Morrillo, abuela de la menor, quien tenía a cargo su cuidado, manifestó que en la localidad Pontón otros niños también han sido afectados por la picadura del mosquito transmisor del dengue.

Les hizo un llamado a las autoridades para que le presten atención a esta enfermedad, ya que ha cobrado la vida de otros niños en esa provincia.