Si bien las mayorías tienen una opinión favorable del presidente y aprueban el trabajo que está haciendo, muchos dominicanos todavía se muestran tibios respecto de las perspectivas del país.

Aproximadamente 4 de cada 10 piensan que el país, la economía y sus finanzas personales van por el camino equivocado.

La visión de los dominicanos sobre la economía se ha debilitado especialmente: el 45 por ciento cree que la economía es débil, frente al 39 por ciento en noviembre.

Las preocupaciones sobre la delincuencia se han disparado, ya que el 40 por ciento ahora identifica la delincuencia como una de las principales preocupaciones, frente al 26 por ciento en noviembre.Expandir imagen

Infografía

Crimen, punto débil

El crimen es el punto más débil de Abinader, con una mayoría del 56 por ciento que desaprueba su manejo del tema. Los adultos jóvenes se han preocupado especialmente por la delincuencia: el 60 por ciento desaprueba el manejo del tema por parte de Abinader, frente al 52 por ciento en noviembre.

La creciente ansiedad hace que algunos votantes recuerden con cariño la presidencia de Fernández. La mitad de los votantes  probables (50 %) están de acuerdo en que el país estaba en mejor estado cuando Fernández era presidente, frente al 44 por ciento en noviembre.

Expandir imagen

Infografía

Fernández no ha podido convertir en votos a su favor el descontento sobre temas como el crimen y el crecimiento económico. Y aunque su voto actual (25 por ciento) está por encima del porcentaje que recibió en el 2020, sigue siendo por cuatro puntos menor que en noviembre, antes de que la campaña comenzara en serio. El apoyo a Fernández ha disminuido de manera más significativa entre los hombres jóvenes, cayendo del 33 por ciento al 24 por ciento. También patina en la región Metro, donde pasó de estar detrás de Abinader por un solo dígito entre los votantes probables (43 por ciento de Abinader – 37 por ciento de Fernández en noviembre) a un déficit de 21 puntos (52 por ciento de Abinader – 31 por ciento de Fernández).

Expandir imagen

Infografía

Las condiciones actuales crean cierta nostalgia por el pasado. El 50 por ciento dice que estaban mejor cuando Fernández era presidente, una proporción impresionante, dado que sólo está obteniendo el 25 por ciento de los votos. Sin embargo, esto puede ser una expresión de insatisfacción con las condiciones actuales, no un llamado para que Leonel regrese. Sólo el 33 por ciento tiene una opinión favorable del expresidente, sin un crecimiento real desde noviembre y un 12 por ciento menos que cuando dejó el cargo en 2012. [Gráfica 6]

Expandir imagen

Infografía

Sólo el 52 por ciento de los votantes probables, que piensan que el país estaba mejor bajo Fernández, planean votar por él este año. Si bien es un rostro familiar, el 48 por ciento de los votantes probables cree que su tiempo político ha terminado.

El índice favorable de Fernández entre los dominicanos se mantiene relativamente estable en 33 por ciento, muy por debajo tanto del favorable de Abinader (53 por ciento) como del propio Fernández cuando dejó el cargo en 2012 (45 por ciento).

Este ambiente de información negativa ha erosionado importantes dimensiones de la imagen de Fernández.

El 57 por ciento lo ve como un líder fuerte, frente al 62 por ciento en noviembre y el 69 por ciento durante su presidencia.

Expandir imagen

Infografía

A pesar de su experiencia, los votantes siguen inseguros de cómo gobernaría Fernández como presidente en la actualidad. Sólo el 49 por ciento de los votantes probables cree saber lo que haría como presidente, muy por debajo del 65 por ciento que sabe lo que haría Abinader.

«Hace unos meses, los oponentes del presidente Abinader tuvieron la oportunidad de definirlo como un líder cuyas políticas económicas sólo traían beneficios a los ricos», dijo John Barry, quien dirigió el análisis de la encuesta.

«El ex presidente Fernández y su campaña no han podido generar suficientes dudas sobre las prioridades de Abinader y presentar una visión alternativa lo suficientemente fuerte para que el país haga de las elecciones una verdadera elección en lugar de un referéndum sobre el tiempo de Abinader en el cargo. Si bien Fernández ha convertido de manera impresionante a Fuerza del Pueblo en una fuerza política importante, no ha podido convertir los buenos recuerdos de su presidencia pasada en apoyo actual».

PLD en desorden

Abel Martínez ha caído a un distante tercer lugar con sólo el 13 por ciento de los votos. Lo que frena a Martínez es el hecho de que no está ganando la mayoría de los votantes de Gonzalo Castillo en 2020: sólo el 36 por ciento de los votantes de Castillo en 2020 apoyan actualmente a Martínez; la misma cantidad, el 35 por ciento, apoya a Fernández; y una proporción significativa, 25 %, respalda la reelección de Abinader. Sin el apoyo de los votantes del PLD de 2020, esta se convierte en una carrera imposible para Martínez.

La caída del PLD pone un límite al voto potencial de Martínez. Sólo el 17 por ciento de los dominicanos se identifica ahora como parte del PLD, frente al 53 por ciento en 2016.

Después de dominar el Congreso durante las últimas dos décadas, sólo uno de cada cinco votantes probables ahora planea votar por un candidato del PLD para el Senado.