El precio del oro alcanzó una cotización récord de más de US$2,200 por onza el jueves ante las señales de la Reserva Federal de que reducirá las tasas de interés tres veces este año.

Los mercados bursátiles en Estados Unidos y Asia repuntaron y el dólar se depreció en reacción a las proyecciones del banco central estadounidense de que empezará a flexibilizar la política monetaria este año.

La onza de oro se revalorizó hasta los 2.200 dólares, continuando un repunte que ha llevado a un incremento del 12 % de su cotización desde mediados de febrero.

FED

En otro cable de AFP, fechado en Washington, la Reserva Federal (Fed, banco central) de Estados Unidos mantuvo este miércoles su tasa de interés de referencia en un rango de 5,25-5,50%, e informó que conserva la expectativa de realizar tres recortes en el año.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, reiteró en una rueda de prensa este miércoles que la inflación en Estados sigue siendo «demasiado alta».

Y aunque el alza de precios se contuvo y el mercado laboral sigue fuerte, «los esfuerzos actuales para bajar» esa inflación «no son garantía de éxito», matizó con prudencia.

La inflación se ha moderado en el marco de la política monetaria de tasas elevadas promovida por la Fed para la mayor economía mundial.

Tasas altas encarecen el crédito y desestimulan así el consumo y la inversión, lo cual permite reducir presiones sobre los precios.

La inflación en Estados Unidos llegó a alcanzar 9,1% en junio de 2022 y el descenso del índice en el marco de la política monetaria restrictiva adoptada por el banco central no llevó la economía a una recesión ni a un aumento relevante del desempleo.

Sin embargo, este año, la inflación ha cobrado un pequeño impulso y el mercado temía que el banco central resolviera reducir su expectativa de recortes de los tipos de interés, cosa que finalmente no ocurrió.

Wall Street celebró con récords la decisión de la Reserva Federal. Los tres índices cerraron en máximos históricos luego de una ganancia de 1,03% para el Dow Jones, que terminó en 39.512,13 puntos; de 1,25% para el Nasdaq que quedó en 16.369,41 unidades, y de 0,89% para el S&P 500 que subió a 5.224,62.

Recortes siguen en agenda

Los miembros del FOMC mantuvieron sus pronósticos para la inflación general, pero aumentaron su previsión para la inflación subyacente, que excluye los precios volátiles de alimentación y energía, a 2,6%.

De todos modos, no prevén cambios en la proyección para los tipos de interés para fines de 2024, y los ubican en un rango de 4,50-4,75%.

Esto significa que esperan reducir las tasas en 0,75 puntos porcentuales en total en lo que resta del año.

En diciembre, la idea de la Fed de realizar tres recortes en 2024 levantó gran expectativa en los mercados, que evaluaron que una primera bajada podría darse en marzo.

Pero en los meses siguientes, los propios directivos del banco central aprovecharon apariciones en público para advertir que movimientos demasiado rápidos en las tasas podrían amenazar los logros alcanzados con la inflación.

Ahora los mercados esperan recortes recién a partir de junio, o incluso después.

Los corredores de activos a futuro asignan una probabilidad de 65% a un primer recorte en junio. El porcentaje asciende a 80% de probabilidad de que a finales de julio ya haya ocurrido un primer descenso, según datos de CME Group.

En una nota a inversores, los economistas de Goldman Sachs bajaron su expectativa de rebajas para este año de cuatro a tres, «principalmente debido a la senda ligeramente más alta que tomó la inflación» en los primeros días de 2024.

La Reserva Federal ofreció también este miércoles sus previsiones para la economía de Estados Unidos.

El organismo revisó al alza su pronóstico de crecimiento del PIB a 2,1% para 2024.

La tasa de desempleo, en tanto, aumentará menos de lo que esperaba la Fed, a 4% este año y 4,1 % el año que viene