Los compradores de comestibles atentos pueden notar nuevas etiquetas en el pasillo de productos lácteos que promocionan el yogur como una forma de reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Esto se debe a que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. dijo recientemente que está bien que los productores de yogur hagan esa afirmación, aunque la agencia reconoció que se basa en evidencia limitada.
¿POR QUÉ LA FDA PERMITIÓ A LOS FABRICANTES DE YOGUR AFIRMAR QUE PUEDE REDUCIR EL RIESGO DE DIABETES?

Danone North America, la sucursal estadounidense de la firma francesa que fabrica varias marcas populares de yogur, solicitó autorización a la FDA en 2018 para realizar lo que se conoce como una “afirmación de salud calificada”. La FDA dio el visto bueno a Danone en marzo.

¿QUÉ ES UN ‘RECLAMO DE SALUD CALIFICADO’?

Se trata de afirmaciones que carecen de respaldo científico total, pero que están permitidas siempre que las etiquetas del producto incluyan exenciones de responsabilidad para evitar engañar al público.

Se han permitido en suplementos dietéticos desde 2000 y en alimentos desde 2002, desde que la FDA enfrentó demandas que cuestionaban el estándar de exigir un acuerdo científico para las afirmaciones de los productos. En aquel entonces, los abogados argumentaron con éxito que tales estándares violaban los derechos de libertad de expresión garantizados en la Constitución de Estados Unidos.

Ejemplos de declaraciones de propiedades saludables calificadas incluyen informes de que consumir algunos tipos de cacao puede reducir las enfermedades cardíacas y que el jugo de arándano podría reducir el riesgo de infecciones recurrentes del tracto urinario en las mujeres.

¿QUÉ DICEN LOS EXPERTOS SOBRE EL YOGUR Y LA DIABETES TIPO 2?

Danone presentó información de estudios que observaron a los participantes a lo largo del tiempo y encontraron un vínculo entre el consumo de yogur y marcadores más bajos de diabetes. La FDA estuvo de acuerdo en que existe “alguna evidencia creíble” del beneficio de comer yogur como alimento integral, pero no debido a ningún nutriente en particular que contenga.

En otras palabras, no hay evidencia directa de que el yogur pueda prevenir la diabetes; solo evidencia débil de que comer yogur puede estar asociado con la reducción de ciertos biomarcadores que están relacionados con un mayor riesgo de padecer la enfermedad.

Los críticos cuestionaron la aprobación de la afirmación, diciendo que no se basa en ensayos controlados aleatorios estándar que podrían haber demostrado si el yogur realmente reduce el riesgo de diabetes tipo 2.

Ningún alimento por sí solo puede reducir el riesgo de una enfermedad ligada a la dieta general, afirmó el grupo de defensa Center for Science in the Public Interest. De hecho, el cambio de etiqueta podría aumentar el riesgo de diabetes al fomentar el consumo de tipos de yogur que incluyen azúcares añadidos y mezclas como galletas y pretzels.