El Nivel Inicial actualmente tiene una duración de seis años y se organiza en un primer ciclo de 0-3 años y un segundo ciclo de 3-6 años de edad respectivamente

Recientemente, el Ministerio de Educación de la República Dominicana (Minerd) publicó las estadísticas para el período escolar 2022-2023, en la cual se refleja una matrícula de 2,587,965 de estudiantes a nivel nacional, distribuidos en 10,567 centros educativos en todo el país, de los cuales 7,839 son del sector público y 2,728 del sector privado.

En ese recuento también se proyecta una distribución de la matrícula por niveles educativos que indica que en el nivel de primaria es que el sistema tiene más estudiantes inscritos con una demanda de 1,165,161, seguido por secundaria que tiene 856,499, mientras que el nivel inicial es el que menos estudiantes tiene con una matriculación de 363,369.

Es importante señalar que a través de la Ordenanza No. 03-2013 se modificó la Estructura Académica del Sistema Educativo Dominicano, estableciendo tres niveles educativos de seis años cada uno, subdivididos en dos ciclos de tres años.

El Nivel Inicial que tiene una duración de seis años y se organiza en un primer ciclo de 0-3 años y un segundo ciclo de 3-6 años; el Nivel Primario que corresponde a la etapa del desarrollo denominada de las “operaciones concretas” y abarca a los niños y niñas con edades comprendidas entre 6 y 12 años, el mismo está compuesto por dos ciclos, el primero comprende los grados de 1ero. a 3ero. y el segundo de 4to. a 6to.

Por último, está el Nivel Secundario, el cual tiene una duración también seis años y comprende entre los 12 y 18 años y está dividido en dos ciclos de tres años cada uno. Está dirigido a adolescentes, es decir, al período de desarrollo identificado como etapa de las operaciones formales.

Panorámica del Nivel Inicial

Es oportuno recordar las declaraciones de James Heckman, ganador del Premio Nobel de Economía del año 2000 y profesor en la Universidad de Chicago, cuando afirmó que “los niños representan la sociedad del mañana por lo que invertir en las aptitudes socioculturales del niño, tales como tenacidad, motivación y confianza en sí mismo, genera más beneficio económico y social que el gasto en programas sociales o en infraestructura”.

En ese contexto los expertos coinciden en que una de las políticas de mayor impacto en la disminución de la desigualdad social es incorporar a los infantes a más temprana edad a la escolaridad.

“Eso es maravilloso porque todos los estudios indican que entre más temprano el niño se incorpore a una escolaridad formal y pueda comenzar a integrarse en lo que se llama el trabajo en equipo con niños de su misma edad tendrá mejores resultados.”, expresó la exministra de Educación, Jacqueline Malagón.

Asimismo, refirió que, en su gestión como Ministra de Educación integraron a los niños de 5 años de edad a la escuela. “Para ese entonces teníamos que salir a las casas para concienciar a los padres de la importancia de que sus hijos comiencen asistir a la escuela a temprana edad iniciando con una asistencia de un 25 por ciento de los niños que se integraron en esa primera etapa, pero hoy día te puedo decir que el panorama ha cambiado a tal nivel que el 97 de los infantes de esa edad están integrados en la escuela”.

La señora Malagón es enfática cuando afirma que en el nivel inicial la educación deber ser personalizada, por lo que la relación de maestros por estudiantes no debe pasar de los 20. “La experiencia que tengo de visitar escuelas extranjeras, en todos los continentes, es que los preescolares de 4 a 5 años de edad son cursos de 15 alumnos y con una asistente”.

Programa de alfabetización

En cuanto a la alfabetización en el nivel inicial, el diseño curricular establece que la misma se entiende como el dominio de la lectura-escritura y la matemática en sus operaciones elementales. Además, los indicadores y competencias señalan que el niño debe comunicarse de manera oral y escrita según la intención comunicativa que tenga y comprender textos adaptados a su grado y edad, los cuales pueden ser cuentos, fábulas, recetas y textos informativos.

“La función de la matemática en la lecto-escritura es el razonamiento y la lógica que conlleva a un pensamiento crítico, el cual debe empezar desde muy temprana edad a desarrollarse”, reiteró.

Como parte del programa de alfabetización del Minerd, la ordenanza 012023 indica que cada niño del sistema educativo dominicano tiene que aprender a leer y escribir en los grados de primero, segundo y como tarde, en tercero del primer ciclo de primaria.

Educación de calidad

Para la exministra de Educación es importante la demanda de una educación de calidad, como un derecho constitucional, legal, social y emocional que tienen las familias, para que sus hijos tengan acceso a una educación de primera independientemente de su condición física, psicológica, social o cultural.