Dos de los siete niños que resultaron con quemaduras en el incedio provocado por fuegos artificiales en el carnaval de Salcedo murieron ayer en el Hospital Regional Infantil Doctor Arturo Grullón.

Los infantes presentaban quemaduras en entre un 60% y 80% de su cuerpo.

Adriel Leonardo, de cinco años se convirtió en la primera víctima, quien presentaba quemaduras de tercer grado y se mantuvo en estado crítico desde el domingo pasado.

Adriel Leonardo apenas tenía cinco años.

Adriel Leonardo apenas tenía cinco años.

 

El segundo fallecido es Ángel Santos, de 9 años de edad, quien se encontraba recibiendo atenciones médicas en la Unidad de Niños Quemados Doctora Thelma Rosario del referido centro de salud.

Ángel Santos, de 9 años, tenía la condición del Síndrome de Down, era autista y había sido operado de corazón abierto.

Ángel Santos, de 9 años, tenía la condición del Síndrome de Down, era autista y había sido operado de corazón abierto.

 

El niño es hijo de Elvis Miguel Santos de Jesús, quien se entregó ayer como responsable de encender los fuegos artificiales.

De Jesús, miembro del grupo de carnaval Los Toros, participaba como parte de la logística de la agrupació al momento de utilizar los artículos pirotécnicos.

Según la alcaldesa del municipio Salcedo, en la provincia Hermanas Mirabal, María Mercedes Ortiz, los demás afectados continúan en estado crítico.