Por Oscar Tejeda Báez.

General (R) de la Policía Nacional

El papel de la Policía Nacional cobra cada vez más importancia en el país, en momentos en que la seguridad ciudadana se convierte en la principal preocupación de los dominicanos, lo que reflejan todos los estudios de opinión pública.

La sociedad reclama la rendición de cuentas, para que los responsables de las instituciones del Estado demuestren la transparencia de sus acciones. La Policía Nacional no debe ser la excepción por lo que proponemos que se realice una auditoría financiera para asegurar la transparencia y la eficiencia en el uso de los recursos puestos a su disposición para combatir la criminalidad.

Esta auditoría financiera en la Policía Nacional permitiría conocer el manejo de los recursos de la institución, así como la forma en que se han utilizado en los últimos años. Esto permitiría identificar posibles áreas de mejora y optimización de recursos, así como establecer medidas para prevenir y detectar irregularidades en el futuro.

Además, la auditoría financiera permitiría identificar nichos donde podrían esconderse las fugas de recursos, dando paso a la corrupción con el fraude y malversación de fondos, contribuyendo de esta forma a la lucha contra ese flagelo y la impunidad.

Esto, reitero, mejorará la imagen de la Policía Nacional y retornaría la confianza en un segmento muy importante de la sociedad dominicana que requiere pruebas contundentes de una institución comprometida con la transparencia y la rendición de cuentas.

En este sentido, es importante que se realice una auditoría financiera independiente y rigurosa, con el objetivo de garantizar la transparencia en la gestión de los recursos públicos. La auditoría debe ser realizada por auditores externos y con experiencia en el sector público, lo que garantiza la objetividad y profesionalismo en la evaluación de la gestión financiera de la Policía Nacional.

En conclusión, una auditoría financiera en la Policía Nacional de la República Dominicana es fundamental para mejorar la transparencia, eficiencia y eficacia en la gestión de los recursos públicos. Además, ayudaría a prevenir y detectar posibles irregularidades y mejorar la confianza de la ciudadanía en la institución.

En el proceso de reforma policial, se debe dedicar un espacio para promover más el sentimiento ético y la confianza, fomentando una transparencia que garantice la rendición de cuentas.