Israel y Hamás acordaron a último momento ayer  jueves ampliar en otro día su tregua temporal, apenas unos minutos antes de que expirase el cese el fuego. Pero una nueva prórroga del cese el fuego en la Franja de Gaza parecía cada vez más difícil, ya que Hamás previsiblemente exigirá un precio más alto por muchos de los cautivos restantes.

El Ejército israelí dijo ayer jueves que otros dos rehenes israelíes han sido liberados de la Franja de Gaza.

En un comunicado, el ejército dijo que la Cruz Roja había entregado a las dos mujeres a las fuerzas israelíes. Serán llevadas a una base militar israelí.

Hay una creciente presión internacional para que la tregua se mantenga todo el tiempo posible, tras casi ocho semanas de bombardeo israelí y una campaña terrestre en la Franja de Gaza que han matado a miles de palestinos, desarraigado a tres cuartos de sus 2.3 millones de habitantes y provocado una crisis humanitaria.

Israel ha jurado reanudar su ofensiva una vez caduque la tregua.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, que durante su tercera visita a la región desde que comenzó la guerra se reunió con el primer ministro Benjamin Netanyahu y otros altos funcionarios, expresó la esperanza de que se extienda la tregua y se liberen más rehenes.

ESPERANZA DE QUE CONTINÚE

“Este proceso está dando resultados. Es importante, esperamos que continúe”, aseveró.

Mientras se conocía la ampliación del acuerdo el jueves por la mañana, hombres armados dispararon a la gente que esperaba en el lugar donde una importante autopista llega a Jerusalén desde Tel Aviv y mataron al menos a tres personas, según la policía, además de herir a varias más.

Los dos agresores, hermanos de un vecindario palestino en la anexionada Jerusalén Oriental, murieron baleados. Hamás dijo que eran miembros de su rama armada y celebró el ataque, que describió como “una respuesta natural” a las acciones de Israel en Gaza y otros lugares. No estaba claro si el ataque había sido ordenado por líderes de Hamás o si afectaría a la tregua.

Las conversaciones parecían complicarse porque la mayoría de las mujeres y niños retenidos por Hamás ya han sido liberados. Se espera que los milicianos hagan demandas más exigentes a cambio de hombres y soldados.

Israel dice que mantendrá la tregua hasta que Hamás deje de devolver cautivos, momento en el cual retomará su ofensiva con el objetivo de eliminar al grupo. El gobierno de Biden ha dicho a Israel que debe operar con mucha más precisión si lanza una ofensiva en el sur, donde han buscado cobijo muchos palestinos.

NEGOCIACIONES CADA VEZ MÁS TENSAS

El primer ministro, Benjamin Netanyahu, enfrenta una fuerte presión de las familias de los rehenes para que les lleve a casa. Pero sus socios ultraderechistas de gobierno también reclaman que continúe la guerra hasta destruir a Hamás, y podrían abandonar su coalición si se considera que ha hecho demasiadas concesiones.

La tregua inicial, que comenzó el viernes y ya se había extendido una vez, pide la liberación de mujeres y niños. Las autoridades israelíes dicen que los milicianos en Gaza aún retienen a unos 30 mujeres y niños, que serían liberados en los próximos días si los intercambios continúan al mismo ritmo.

No estaba claro cuántas de las mujeres podrían ser soldados. Se espera que Hamás pida intercambios equivalentes para los soldados y hombres aún en cautiverio, como la liberación de hombres palestinos o detenidos conocidos, un acuerdo al que Israel podría resistirse.

Israel dice que unos 125 hombres siguen retenidos, incluidos docenas de soldados. Por ahora, Hamás ha liberado a algunos hombres, en su mayoría jornaleros tailandeses.

Un funcionario israelí que participaba en las negociaciones dijo que las conversaciones sobre ampliar los intercambios a hombres civiles y soldados aún eran preliminares, y que no se consideraría un acuerdo hasta que hubieran salido todas las mujeres y los niños. El funcionario habló bajo condición de anonimato porque las conversaciones seguían en marcha.

Por ahora, la mayoría de los palestinos liberados han sido adolescentes acusados de arrojar piedras y bombas incendiarias en confrontaciones con fuerzas israelíes. Varias eran mujeres condenadas por cortes militares de intentar atacar a soldados. Los palestinos han celebrado la liberación de personas que consideran se resistieron a las décadas de ocupación israelí en tierras que reclaman para formar un estado.

Hasta el miércoles se había liberado a 73 israelíes, incluidos algunos con doble nacionalidad, y a 24 personas con otras nacionalidades. Hamás había liberado a cuatro rehenes antes del cese el fuego y el ejército israelí rescató a otra. Dos más fueron encontrados muertos en Gaza.

1,200 MUERTES

Hamás y otros milicianos palestinos mataron a unas 1,200 personas en el ataque del 7 de octubre, la mayoría civiles, y capturaron a unas 240.

Más de 13.000 palestinos, unos dos tercios mujeres y niños, han muerto en el bombardeo y la invasión terrestre israelí en la Franja de Gaza, según el Ministerio de Salud del territorio controlado por Hamás. La cifra no diferencia entre civiles y combatientes.

La cuenta real probablemente es mucho más alta, ya que las autoridades la han actualizado esporádicamente desde el 11 de noviembre debido al colapso de los servicios en el norte. El ministerio señala que hay miles de desaparecidos y se teme que estén muertos bajo los escombros.

Israel dice que 77 de sus soldados han muerto en la ofensiva terrestre. Afirma que ha matado a miles de milicianos, sin suministrar pruebas.