En el cuatrienio que finaliza en marzo del año próximo, el actual alcalde José Montás ha contado cientos de arboles de la ciudad, pero no ha sembrado un solo, pese a la acelerada destrucción de la foresta en San Cristóbal.

El remozamiento de la avenida Los Constituyente y Libertad, lo primero que se hizo fue cortar los arboles, que al entender de los responsables de ejecutar la acción, lucían feos o estaban en malas condiciones, sin un plan para su restitución, pese a los beneficios que los mismos aportan en la parificación del aires, contaminado por los cientos de vehículos que diariamente transitan por esa avenida

Los despojos que regularmente se llevan  cabo con la finalidad de permitir la visibilidad en la ciudad,se convierten en un maltratos,de tal manera, que mas que despojo.parece que pasó un ciclón tal como ocurrió en la calle Mella hace algún tiempo

La alcaldia de San Cristóbal trata los arboles que aun siguen vivos como si fueran enemigos de las personas convirtiendo esa situación en penoso manejo del medio ambiente cuando debieran ser ellos celosos guardianes de la foresta.

Se recuerda, que José Montas fue acusado de tratar de vender el parque ecológico de Las Caobas para la construcción de casas al dar el permiso para llevar acabo allí una urbanización