En medio del aumento de la violencia en Haití, la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) ha publicado un documento en el que pide a la República Dominicana la urgente acogida de los haitianos que huyen de su país. En el informe de 106 páginas, acusa a la República Dominicana de repatriar a haitianos «con poco respeto por los Derechos Humanos«.

En las páginas del texto, titulado «International Protection Considerations with Regard to People Fleeing Haití«,  Acnur acusa a las autoridades dominicanas de retornar a haitianos con «importantes necesidades humanitarias, incluidas atención médica, alimentos, ropa y alojamiento temporal».

Estiman que, en 2022154,333 haitianos fueron repatriados por la fuerza desde aquí.

A lo largo del documento que habla sobre la situación de los habitantes de HaitíAcnur hace una serie de acusaciones a la República Dominicana, y las acompaña con datos específicos. Estas son algunas de las informaciones ofrecidas por la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur):

1) Se estima que 154,333 haitianos fueron repatriados por la fuerza desde la República Dominicana en 2022. Según la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), «las condiciones para la repatriación fueron extremadamente duras, con poco respeto por los derechos humanos».

2) Durante 2023, se estima que 214,518 personas fueron devueltas a Haití, el 96.19 por ciento de ellas desde la República Dominicana.

República Dominicana no es el único país que devuelve a ciudadanos haitianos. Más bien, es una práctica generalizada.

«Otros 22,444 haitianos fueron devueltos por vía aérea y marítima en 2022 desde Estados UnidosCuba y las Bahamas«, afirma. Al ser el único que comparte frontera con HaitíRepública Dominicana es el que más haitianos deporta.

«En marzo de 2024, a pesar del rápido deterioro de las condiciones humanitarias y los elevados niveles de violencia, los países siguen devolviendo personas a Haití«, dice Acnur.

Por otro lado, Estados Unidos ofrecerá el Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) para haitianos, hasta agosto 2024, se informó ayer en Washignton.

Qué es

Son pocos los países que cuentan con el apoyo del TPS, el cual constituye  una especie de beneficio migratorio que otorga el Gobierno de Estados Unidos, y  les permite a las personas de nacionalidades específicas, que no pueden regresar a su país natal de forma segura,  vivir y trabajar en el país norteamericano.

El pasado jueves, La directora ejecutiva de la Coalición de Inmigrantes de Florida (FLIC), Tessa Petit,  pidió conceder el estatus TPS para los haitianos inmigrantes que viven en EE.UU., el cual los protegería de la deportación y les otorgaría permiso de trabajo mientras prosiga la crisis en su país de origen.

«Esta nueva agresión contra los dominicanos pone de manifiesto el despropósito que subyace en la inexplicable indiferencia de ese organismo mundial»Wilson Gómez RamírezPresidente del Instituto Duartiano

Por si no fuera poco, ACNUR, muy contundente en su escrito, acusa a República Dominicana de devolver a haitianos con documentación válida y arrestar a mujeres mientras buscaban atenciones médicas. Así lo manifiestan. «Algunos adultos que fueron repatriados desde la República Dominicana tenían documentación válida. Al parecer, los incidentes de detención también afectaron a personas erróneamente percibidas como haitianas en situación irregular. Hay informes de mujeres haitianas que fueron arrestadas, detenidas y deportadas mientras buscaban atención médica para su embarazo o atención médica posparto».

La petición de ACNUR

En noviembre de 2022ACNUR pidió a los estados que suspendieran el retorno forzoso de todos los haitianos a su país. En junio de 2023, después de concluir una visita a Haití, el Experto Independiente de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Haití afirmó que «la violencia implacable y las violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos en Haití no permiten actualmente el regreso seguro, digno y sostenible de los haitianos al país».

Sin embargo, esta petición de ACNUR no fue acatada por el gobierno dominicano, ni por los otros. Tal y como informan en su escrito, «El número de deportaciones de la República Dominicana se disparó el año pasado, enviando a más de 113.490 personas. Esa cifra ya va camino de duplicarse este año, según los datos migratorios del gobierno dominicano«.

La construcción de una valla, detención de mujeres y tráfico sexual

ACNUR no se detiene en la enumeración de cifras. Con su escrito va más allá. «La República Dominicana, con la que Haití comparte la isla caribeña de La Española, está construyendo una valla de 13 pies de altura a lo largo de casi la mitad de la frontera de 250 millas y enviando a decenas de miles de haitianos de regreso a casa. Entre ellos se encuentran cientos de mujeres embarazadas y menores no acompañados, dicen sus defensores, en aparente violación de convenciones internacionales y acuerdos bilaterales», afirman en su escrito.

Esta frontera tan polémica, según ACNUR, es el escenario en el que actúan traficantes, contrabandistas y grupos criminales de trata de personas. «La trata ocurre a lo largo de la frontera de Haití con la República Dominicana, donde los traficantes y contrabandistas se aprovechan de los migrantes para trabajar en «construcción, servicios e industrias agrícolas y tráfico sexual en la industria turística dominicana«.

«Se estima que 50.000 niños cruzan la frontera entre Haití y la República Dominicana cada año (2023) y son vulnerables a la trata sexual y/o laboral. Una vez en la República Dominicana, los niños pueden ser obligados a la explotación sexual comercial, el trabajo doméstico, el trabajo agrícola, la venta ambulante o la mendicidad».

La misma organización que pide a República Dominicana que ayude a las personas que quieren salir de Haití, acusa a los dominicanos de faltar a los Derechos Humanos, dando a entender que el problema de Haití está en República Dominicana y no en el otro lado de la isla, donde la violencia domina las calles.

Instituto Duartiano rechaza solicitud organismo

 

Instituto Duartiano rechaza solicitud organismoTras considerar la propuesta como una nueva arremetida contra la República Dominicana y su soberanía, el Instituto Duartiano rechazó este jueves la solicitud de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) de que los haitianos sean recibidos bajo el estatus de refugiados.

 

Wilson Gómez Ramírez, presidente del Instituto Duartiano, manifestó que, por el contrario, las acciones de repatriación de los ilegales e indocumentados extranjeros, incluyendo a los haitianos, no solo tienen que continuar, sino que tienen que reforzarse en proporción a la cantidad de personas que, en esa condición, han ingresado al país.

«Esta nueva agresión contra los dominicanos pone de manifiesto el despropósito que subyace en la inexplicable indiferencia de ese organismo mundial, como el de otros de carácter regional y grandes potencias entre ellas Estados Unidos, Canadá y Francia», indicó Gómez Ramírez en un comunicado.

Agregó que también es impostergable que se apoye económica y logísticamente a la Dirección General de Migración.

«El pueblo dominicano de manera integral, monolítica y unida tiene que amarrarse a la bandera nacional y defender, con la valentía y la determinación de nuestra Independencia Nacional, la soberanía que nuestro padre de la Patria, Juan Pablo Duarte y sus compañeros trinitarios nos legaron», dijo.

 

El miércoles, Acnur consideró que los haitianos deben beneficiarse de la protección de refugiados y no ser devueltos a su país.

El organismo pide a los países que es «imperativo garantizar que los haitianos reciban la protección internacional de estatuto de refugiados». «Reiteramos también el llamado a todos los Estados a no regresar a la fuerza a las personas a Haití, inclusive las que pidieron asilo y les fue rechazado», añade la agencia de la ONU.