Por Domingo Uribe1 de 3

El aprendizaje está íntimamente ligado a los contenidos que emanan de figuras con capacidad en función a su formación como es el caso de los maestros, que han sido preparados en las aulas para ejercer como tales y que merecen el respeto de los padres, de la sociedad  y del conglomerado en sentido general

Ese postulado implica un gran sacrifico y mucha dedicación y que en muchos casos, encuentra la oposición real de  de los que deben aprender, es decir, de los alumnos ya que ello implica sacrificio que es lo que casi todo el mundo se opone por regla natural.

La era de la liberación de la información ,si es que se puede llamar así, permite que los contenidos ya no sean exclusivos de los maestros, padres y directores de escuela entre otros entes que manejan el proceso de aprendizaje de los niños y adolescentes; sino que también, llegan por diferentes vias, en especial por los aparatos celulares que contiene todas formas de lograr contenidos y que es diferentes a el sacrifico que hay que hacer para estar varias horas al frente de un maestro recibiendo0 contenidos que implican un real sacrifico.

En esta parte entra la generación Alofoke, que tiene como referente a un joven llamado Santiago Matías, que ha armado un andamiaje que no solo implica la proyección de contenidos antivalores y fáciles de asimilar, sino que también trae en el paquete una series  de propuestas que abarcan todas las gamas, la música, las bebidas, el consumo de sustancias de todo tipo y muy especialmente, la forma de asumir la relacion mujer hombre sin el mas minino respecto por la familia y la sociedad.

El accionar de la generación Alofoke  ha llegado a una enorme cantidad de adolescentes y jóvenes del pais, que pasan horas y horas consumiendo lo que èsta le facilita y cual si fuer droga, asumen sus indicaciones y por ello ocurrió lo que todos conocemos en la ciudad colonial