Aunque para muchos jóvenes el uso del vape, la hookah y los cigarrillos electrónicos es menos nocivo que el tabaco regular, la doctora Mariel Pacheco advierte que su uso con alta frecuencia podría generar un aumento en cáncer en vías aéreas, digestivas, cáncer de riñón, vejiga y aumento de incidencia en cáncer de cavidad oral.

La especialista en patología hizo el señalamiento al participar en la conferencia “Más allá de los pulmones”, organizada por el Comité de Estudiantes de Medicina (CEMED) del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) y el Área de Ciencias de la Salud,

Daños múltiples

“Asimismo, se presume que el cáncer de pulmón podría estar asociado al uso de la hookah o cigarrillos electrónicos.

En los próximos 10 a 20 años veremos estudios de cáncer asociados a vape”, afirmó.

En la actividad académica realizada en el Auditorio Osvaldo García de la Concha de INTEC participaron también los doctores Alfredo Polanco, nefrólogo; y Suzana Guerrero, psiquiatra, quienes abordaron el impacto del uso del vape o cigarrillos electrónicos desde sus respectivos campos profesionales.

En una conversación moderada por María Acevedo, estudiante de término de Medicina del INTEC y pasada presidenta del CEMED, los docentes del INTEC presentaron estudios científicos recientes y experiencias médicas que les permitieron afirmar que “en los próximos diez años se evidencian en mayor medida el impacto del uso de estos aparatos”, como destacó la doctora Pacheco.

El cigarrillo electrónico es un sistema electrónico inhalador diseñado en su origen para simular el consumo de tabaco sin quemarlo directamente, diferenciándose del cigarrillo tradicional.

Estos dispositivos utilizan una resistencia, batería para calentar y vaporizar una solución líquida.

Asimismo, la psiquiatra Suzana Guerrero aseguró que el uso del cigarrillo electrónico se ha convertido en un “problemón de salud pública”.

Mientras el doctor Fernando Santamaría, docente de Sexualidad Humana y Terapia Sexual habló del impacto de la nicotina en la sexualidad, asimismo, el doctor Polanco afirmó que una hora de consumo de hookah equivale de 100 a 150 cigarrillos normales.

A partir de lo percibido en sus prácticas médicas, explicó que la hookah acelera el daño renal y advirtió sobre los riesgos que implica en los que son consumidores desde temprana edad. “Aquellos que consumen hookah desde los trece años no tendrán un desarrollo adecuado de sus pulmones”, afirmó.