Icel Romelina Abreu, una mujer de 33 años de edad en estado de embarazo, resultó con quemaduras en sus dos manos al quitarle el disfraz en llamas a su hijo de cinco años, durante un incendio provocada por la manipulación de fuegos artificiales en el desarrollo del carnaval de Salcedo, provincia Hermanas Mirabal.

La afectada está estable ingresada, recibiendo asistencia médica en un centro hospitalario de Salcedo. Mientras que su pequeño se encuentra en condiciones críticas en la Unidad de Quemados en el hospital pediátrico regional universitario Arturo Grullón, en Santiago.

La dama y el infante son dos de tres miembros de una misma familia que resultaron lesionados durante la manifestación cultural.

Los parientes se mantienen esperanzados de que los tres se recuperarán satisfactoriamente.

La familia Abreu se encuentra entre Santo Domingo, Salcedo y Santiago acompañando a los tres lesionados por las llamas.

Los demás afectados están recibiendo atenciones en diferentes centros de salud de distintas provincias del país.