Desde tiempos inmemoriales, el ser humano ha hecho todo lo posible por engañar a la muerte. Hoy en día, cuando los avances revolucionarios transforman la ciencia ficción en realidad cotidiana, ¿estamos más cerca de alargar nuestra vida o incluso la inmortalidad?

El nuevo libro «Why We Die» analiza los esfuerzos de vanguardia por prolongar la vida y los costes éticos de esos intentos

Si esto es así, ¿realmente queremos que la vida sea eterna? En su nuevo libro, «Why We Die: The New Science of Aging and the Quest for Inmmortality«, el biólogo molecular Venki Ramakrishnan, galardonado con el Premio Nobel, examina investigaciones antiguas y de vanguardia para desvelar las teorías aspiracionales y las limitaciones prácticas de la longevidad. A lo largo del relato, plantea cuestiones críticas sobre los costes sociales, políticos y éticos de los intentos de vivir eternamente.

Los seres humanos ya vivimos el doble que hace 150 años gracias a un mayor conocimiento de las enfermedades y su propagación. ¿Sugiere esto que las intervenciones para triplicar o cuadriplicar nuestra esperanza de vida están a la vuelta de la esquina? Ramakrishnan comparte sus puntos de vista sobre las realidades del envejecimiento, la muerte y la inmortalidad.

Esta conversación fue editada y resumida para mayor claridad.

CNN: ¿Qué es el envejecimiento? ¿Cómo este conduce a la muerte?

Venki Ramakrishnan: El envejecimiento es una acumulación de daño químico a las moléculas dentro de nuestras células, lo que daña las células mismas y, por lo tanto, el tejido y a nosotros como organismo. Sorprendentemente, empezamos a envejecer cuando estamos en el útero, aunque en ese momento crecemos más rápido de lo que vamos acumulamos daños. El envejecimiento se produce a lo largo de toda nuestra vida, desde el primer momento.

El biólogo molecular Venki Ramakrishnan, galardonado con el Premio Nobel, ofrece su perspectiva sobre el envejecimiento, la muerte y la inmortalidad

El organismo ha desarrollado multitud de mecanismos para corregir los daños que la edad provoca en nuestro ADN y en las proteínas de mala calidad que producimos. Sin mecanismos para corregir este tipo de problemas, no viviríamos tanto. Sin embargo, con el tiempo, los daños empiezan a superar nuestra capacidad de reparación.

Piense que el cuerpo es como una ciudad que contiene muchos sistemas que deben funcionar juntos. Cuando falla un sistema orgánico esencial para nuestra supervivencia, morimos. Por ejemplo, si nuestros músculos se debilitan tanto que nuestro corazón deja de latir, no puede bombear la sangre que contiene el oxígeno y los nutrientes que nuestros órganos necesitan y morimos. Cuando decimos que alguien muere, nos referimos a su muerte como individuo. En realidad, cuando morimos, la mayor parte de nosotros mismos, como nuestros órganos, siguen vivos. Por eso los órganos de las víctimas de accidentes pueden donarse a receptores de transplantes.

CNN: ¿Tiene la vida humana un límite fijo?

Ramakrishnan: La esperanza de vida de todos los organismos varía desde unas pocas horas o días para los insectos hasta cientos de años para ciertas ballenas, tiburones y tortugas gigantes. Un laico podría suponer que todas las formas de vida están predestinadas a morir cuando alcanzan cierta edad, pero los biólogos no creen que el envejecimiento y la muerte estén programados en el sentido en el que un óvulo fecundado está programado para convertirse en un ser humano.

En cambio, la evolución ha optimizado una ecuación de vida útil de asignación de recursos optimizada para cada tipo de especie. Los animales más grandes tienden a vivir más. Si eres un animal pequeño —y, por tanto, más propenso a ser devorado por un depredador, morir de hambre o en una inundación— no tiene sentido que la evolución malgaste recursos reparando los daños necesarios para mantenerte vivo más tiempo. En vez de eso, la evolución selecciona el crecimiento rápido y la maduración rápida para que puedas reproducirte y transmitir tus genes.

¿Por qué morimos? Lo último sobre envejecimiento e inmortalidad

El envejecimiento se produce a lo largo de toda nuestra vida, incluso desde el principio.
Cecilie_Arcurs/E+/Getty Images

Si eres un animal grande, vivir más tiempo te dará más posibilidades de encontrar una pareja con la que tener más descendencia a lo largo de tu vida. La duración de la vida se basa en que la evolución maximice las posibilidades de que transmitas tus genes. En los humanos, este equilibrio de recursos tan bien ajustado nos garantiza una esperanza de vida máxima de unos 120 años. Pero eso no significa que no podamos alterar la biología e intervenir en estos procesos de envejecimiento, y tal vez prolongar nuestras vidas. Al igual que muchos científicos especializados en el envejecimiento, creo que es posible. Sin embargo, no comparto su optimismo sobre la viabilidad de tales intervenciones.

CNN: ¿Quién ha vivido más hasta ahora?

Ramakrishnan: La persona de más edad de la que tenemos registros fiables fue una mujer francesa llamada Jeanne Calment, que murió en 1997 a los 122 años. Fumó durante los últimos cinco años de su vida y comía más de medio kilo de chocolate a la semana. Pero yo no recomendaría esas estrategias concretas para la longevidad, salvo quizá el chocolate.

CNN: ¿Puede el reloj del envejecimiento ir hacia atrás?

Ramakrishnan: El reloj del envejecimiento va hacia atrás cada generación. Aunque nazca un niño de las células de unos padres adultos, sigue teniendo cero años. Un niño nacido de una mujer de 40 años no es 20 años mayor que un niño nacido de una mujer de 20 años. Así que, en cierto nivel, el reloj del envejecimiento puede invertirse.

También está la clonación. Aunque Dolly, quizá la oveja clonada más famosa, era enfermiza y murió aproximadamente a la mitad de la edad normal, otras ovejas clonadas han seguido viviendo con normalidad. Esto ha convencido a algunos de que puede ser posible reajustar el reloj del envejecimiento a mayor escala. Aunque se ha conseguido engañar a las células adultas para que se conviertan en embrionarias y empiecen a crecer de nuevo, las dificultades prácticas hacen que la clonación sea muy poco eficaz. Muchas células han acumulado demasiados daños, lo que hace necesario un enorme número de experimentos para hacer crecer un solo animal.

Los experimentos en ratones, mientras tanto, han utilizado la reprogramación celular para que las células puedan revertir su desarrollo, en parte, para tener la capacidad de regenerar tejidos. Convirtiendo las células a un estado ligeramente anterior, los científicos han producido ratones con mejores marcadores sanguíneos y mejor pelaje, piel y tono muscular. A pesar de toda la investigación en este campo, no estoy seguro de lo fácil que será traducirlo en algo útil para los humanos.

CNN: Su padre acaba de cumplir 98 años. ¿Qué influencia tendrán su buena salud y su independencia en su propia vida? ¿En qué medida la genética influye en el envejecimiento y la longevidad?

Ramakrishnan: Existe una correlación entre la edad de los padres y la de sus hijos, pero no es perfecta. Un estudio sobre 2.700 gemelos daneses demostró que la heredabilidad —qué proporción de nuestra longevidad que se debe a nuestros genes— sólo representaba alrededor del 25% de la esperanza de vida. Aun así, los investigadores han descubierto que la mutación de un solo gen puede duplicar la esperanza de vida de cierto tipo de gusanos. Está claro que hay un componente genético, pero los efectos y las implicaciones son complejos.

CNN: ¿Qué revela la ciencia del cáncer sobre la investigación antienvejecimiento?

Ramakrishnan: La relación entre cáncer y envejecimiento es complicada. Los mismos genes pueden tener efectos diferentes a lo largo del tiempo, ayudarnos a crecer cuando somos jóvenes, pero aumentar el riesgo de demencia y cáncer cuando somos mayores. Nuestro riesgo de cáncer aumenta con la edad porque acumulamos defectos en nuestro ADN y genoma, que a veces causan disfunciones genéticas que conducen al cáncer. Sin embargo, muchos de nuestros sistemas de reparación celular que parecen diseñados para evitar el cáncer al principio de la vida también provocan envejecimiento más adelante.

Por ejemplo, las células pueden detectar roturas en nuestro ADN que podrían permitir que los cromosomas se unieran de forma anormal, lo que podría provocar cáncer. Para evitar esa unión, una célula se autodestruye o entra en un estado llamado senescencia, en el que ya no puede dividirse. Desde la perspectiva de un organismo como el nuestro, que tiene billones de células, esto tiene sentido. Aunque millones de células se destruyan de esta forma, estas acciones protegen a todo el organismo. Pero la acumulación de células senescentes es una de las formas en que envejecemos.

CNN: ¿Sus investigaciones sobre por qué morimos han influido en su forma de vivir la vida?

Ramakrishnan: Es interesante que todas las recomendaciones basadas en pruebas sobre lo que puede ayudarnos a vivir una vida larga y sana reflejen el consejo de sentido común que se ha transmitido a través de los tiempos. Nos lo dieron nuestras abuelas: No seas glotón. Haz ejercicio. Evita el estrés, que genera efectos hormonales que alteran nuestro metabolismo y pueden acelerar el envejecimiento. Duerma lo suficiente.

La investigación sobre el envejecimiento nos está ayudando a comprender las profundas implicaciones biológicas de este consejo. Comer con moderación una variedad de alimentos sanos puede prevenir los riesgos para la salud de la obesidad. El ejercicio nos ayuda a regenerar nuevas mitocondrias, los centros neurálgicos de nuestras células. Dormir permite a nuestro cuerpo realizar reparaciones a nivel molecular. Conocer la biología que hay detrás de este consejo milenario y sólido como una roca puede animarnos a tomar otras medidas que nos ayuden a promover una vida larga y saludable.

Personalmente, a menudo digo que ya he pasado mi fecha de caducidad, pero como ser humano, todavía siento que estoy vivo y que tengo cosas que aportar.

CNN: ¿Cuáles son los costos sociales de la búsqueda para engañar al envejecimiento y la muerte, en particular las desigualdades?

Ramakrishnan: Tanto en Estados Unidos como en el Reino Unido, el 10% de la población con más ingresos vive más de una década más que el 10% con menos. Si nos fijamos en la esperanza de vida, es decir, el número de años de vida sana, la disparidad es aún mayor. Los más pobres viven menos y con menos salud.

Muchas personas muy ricas invierten enormes cantidades de dinero en investigación, con la esperanza de desarrollar tecnologías sofisticadas para prevenir el envejecimiento. Si estos esfuerzos tienen éxito, los muy ricos se beneficiarán inicialmente, seguidos de las personas con muy buenos seguros, y así sucesivamente. Es probable que los países ricos tengan acceso antes que los pobres. Así pues, tanto dentro de un mismo país como a escala mundial, estos avances pueden aumentar las desigualdades.

CNN: ¿Explorar este tema ha cambiado sus pensamientos y sentimientos sobre el envejecimiento y la muerte?

Ramakrishnan: La mayoría de nosotros no queremos envejecer ni dejar esta vida. No queremos irnos mientras sigue la fiesta. Y a pesar de que las células de nuestro cuerpo se generan y mueren continuamente, seguimos existiendo. Del mismo modo, la vida en la Tierra continuará mientras los individuos van y vienen. En cierto nivel, tenemos que aceptar que eso forma parte del esquema de las cosas.

Creo que esta búsqueda de la inmortalidad es un espejismo. Hace 150 años, se podía esperar vivir hasta los 40 años. Hoy en día, la esperanza de vida ronda los 80 años, lo cual, como ha dicho el autor Steven Johnson, es casi como añadir toda una vida extra. Pero seguimos obsesionados con la muerte. Creo que si viviéramos hasta los 150 años, nos preocuparíamos de por qué no vivimos hasta los 200 o los 300. Es interminable.