(CNN) — Casi la mitad de los adultos estadounidenses padecen hipertensión, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés). La hipertensión, también llamada presión arterial alta, es uno de los principales factores que contribuyen a las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares, que son las principales causas de muerte en todo el mundo. En EE.UU., 1 de cada 5 adultos con hipertensión no sabe que la padece.


¿Hasta qué punto es frecuente la hipertensión y por qué es importante diagnosticarla? ¿Cómo se trata? Además de los medicamentos, ¿qué factores del estilo de vida pueden ayudar a reducir la hipertensión? Para las personas que acaban de ser diagnosticadas de hipertensión, ¿qué es lo más importante que deben cambiar primero?

Para saber más sobre el tema, hablé con la Dra. Leana Wen, experta en bienestar de CNN, médica de urgencias y profesora adjunta de la Universidad George Washington. Anteriormente fue comisionada de salud de Baltimore.

CNN: Vamos a empezar con algunos hechos. ¿Qué es la hipertensión, y cómo la presión arterial alta puede conducir a problemas de salud?

Dra. Leana Wen: La presión arterial se mide en milímetros de mercurio o mmHg. Tiene dos lecturas: la sistólica (la cifra superior), que mide la presión en las arterias cuando late el corazón, y la diastólica (la cifra inferior), que mide la presión en las arterias entre latidos. Por lo general, la hipertensión se define como una presión arterial igual o superior a 130/80 mmHg. Esto se denomina hipertensión en estadio 1. El estadio 2 se produce cuando la tensión arterial es de 140/90 mmHg o superior. La crisis hipertensiva se produce cuando la tensión es de 180/120 mmHg. El tratamiento médico variará en función de la tensión arterial y de los síntomas que la acompañen, si los hay.

La hipertensión puede dañar varios órganos del cuerpo. Puede dañar las arterias y provocar enfermedades cardíacas. La hipertensión puede bloquear o reventar las arterias que suministran sangre al cerebro y provocar una apoplejía. También es causa de enfermedad renal crónica. Las personas con hipertensión crónica tienen un riesgo elevado de padecer otras afecciones, incluida una mayor probabilidad de desarrollar demencia. Y la hipertensión puede ser mortal si no se trata. Según los CDC, la hipertensión fue la causa principal o contribuyente de más de 691.000 muertes en EE.UU. en 2021.

CNN: ¿Puede la gente saber si tiene hipertensión basándose en los síntomas?

Wen: Algunas personas experimentan síntomas como dolor en el pecho, dolores de cabeza y visión borrosa. Sin embargo, estos síntomas son signos de daño orgánico y, por tanto, son señales tardías de hipertensión. La mayoría de los hipertensos no presentan síntomas. Por eso es tan importante el control de la presión arterial.

CNN: ¿Es frecuente la hipertensión? ¿Existen algunos grupos con mayor riesgo que otros?

Wen: La hipertensión es una de las enfermedades más comunes, y se calcula que afecta al 48% de los adultos estadounidenses. En Estados Unidos, el porcentaje de hombres hipertensos es mayor que el de mujeres. La enfermedad también es más frecuente entre los adultos negros no hispanos que entre los blancos no hispanos, los hispanos y los asiáticos. Las razones de estas diferencias son complejas e incluyen una combinación de factores biológicos y sociales. Además, los individuos con antecedentes familiares de hipertensión tienen más probabilidades de padecerla ellos mismos, y las personas de más edad son más propensas a sufrir hipertensión.

Según la Organización Mundial de la Salud, se calcula que 1.280 millones de adultos de entre 30 y 79 años padecen hipertensión en todo el mundo. Casi la mitad de ellos no saben que la padecen, y solo el 42% recibe diagnóstico y tratamiento.

CNN: ¿Cómo se trata la hipertensión?

Wen: Hay dos categorías generales de tratamiento para la hipertensión: medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Hay muchos tipos de medicamentos aprobados para tratar la hipertensión. Entre ellos están los diuréticos, que ayudan al organismo a eliminar el exceso de sodio y agua; los betabloqueantes, que reducen la frecuencia cardíaca y, por tanto, la carga de trabajo del corazón; y los antagonistas del calcio y los inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA), que relajan y abren los vasos sanguíneos.

Hay pastillas que combinan medicamentos de distintas clases. Algunas personas empiezan con un medicamento y luego pasan a otro. Otras necesitan dos o más medicamentos.

Además de tomar medicamentos, a los pacientes diagnosticados de hipertensión se les recomienda cambiar los aspectos de su estilo de vida que elevan su tensión arterial. Se trata de cambios similares en el estilo de vida que las personas también pueden utilizar como medidas preventivas, es decir, que pueden evitar la hipertensión en quienes aún no están diagnosticados de ella.

CNN: ¿Qué cambios en el estilo de vida puede hacer la gente para controlar mejor su presión arterial?

Wen: Aconsejo a la gente que haga un inventario de cinco hábitos diarios clave.

En primer lugar, ¿cuál es su nivel de actividad física? Los CDC recomiendan al menos 150 minutos semanales de ejercicio de intensidad moderada. Los estudios demuestran que incluso la mitad de esa cantidad recomendada aporta beneficios sustanciales para la salud. Las personas también deben evaluar con qué frecuencia se levantan para moverse durante el día, ya que los trabajadores de oficina pueden necesitar ejercicio adicional para compensar su sedentarismo prolongado.

En segundo lugar, ¿cuál es tu dieta actual? ¿Es bastante saludable, con abundantes alimentos integrales como frutas, verduras y cereales, o incluye grandes cantidades de grasas saturadas y alimentos ultraprocesados?

En tercer lugar, ¿cuánto fumas, bebes alcohol y consumes otras sustancias? Fumar, beber alcohol en exceso y consumir sustancias como la marihuana y la cocaína pueden aumentar considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. También pueden dificultar el control de la hipertensión y agravar sus efectos negativos.

En cuarto lugar, ¿cuál es tu nivel de estrés? Los estudios han relacionado los niveles de estrés más elevados con el aumento de la tensión arterial, así como con enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio y la apoplejía.

En quinto lugar, ¿tienes un peso saludable? La obesidad es un factor de riesgo de hipertensión. Las personas con sobrepeso también tienen más probabilidades de sufrir hipertensión. Reducir el peso mediante cambios en el estilo de vida y/o a través de medicamentos también redundará en un mejor control de la presión arterial.

CNN: ¿Qué importancia tiene cada intervención? ¿Podrías clasificarlas por orden de prioridad?

Wen: Depende de cada persona. Yo recomendaría que la gente hiciera un inventario de las cinco áreas y luego mirara qué área necesita mejorar más, así como cuál es la más fácil de cambiar.

Por ejemplo, alguien que no hace nada de ejercicio se beneficiaría de empezar con alguna actividad física. Otra persona que es bastante activa físicamente pero fuma debería plantearse dejar de fumar. Otra persona que no fuma pero come comida rápida todo el tiempo debería empezar por replantearse la dieta.

Las personas también deben ser sinceras sobre los cambios que pueden hacer y mantener. No es necesario hacerlo todo a la perfección para mejorar la salud. Otra buena estrategia es empezar por lo más fácil: los cambios que se pueden hacer rápidamente y que no exigen un gran cambio en el estilo de vida. Mucha gente no puede reducir fácilmente el estrés en su vida, pero quizá sí pueda empezar a comer más frutas y verduras.

CNN: Para los pacientes recién diagnosticados de hipertensión, ¿qué es lo más importante que deben cambiar primero?

Wen: Esto depende de cada persona. Yo recomendaría a todo el mundo que preguntara a su médico y trabajara con él para identificar los cambios clave que hay que hacer de inmediato.

Una persona a la que se le haya diagnosticado una tensión arterial un poco elevada puede empezar sólo con cambios en su estilo de vida. Por otro lado, es fundamental que una persona con la tensión muy alta tome la medicación de inmediato. Es la intervención más importante que deben hacer.

En general, yo instaría a la gente a no retrasar la toma de medicamentos si son necesarios. Los medicamentos para reducir la hipertensión existen desde hace décadas. Son seguros y eficaces, y existen muchas opciones para que, si se experimentan efectos secundarios, se pueda cambiar a otro. Al mismo tiempo, puede mejorar sus hábitos de vida. Algunos pacientes acaban por no tener que tomar medicamentos una vez que mejoran sus hábitos de vida. Pero no pospongas la medicación.

Recuerda también que controlar la hipertensión es algo que debes asumir como un compromiso a largo plazo con tu salud. El daño que la hipertensión produce en el organismo se acumula con el tiempo, pero hay muchas medidas que se pueden tomar para controlar la tensión arterial y mantenerse sano y saludable.