La muerte de José Antonio Figuereo Bautista “Kiko la Quema”, calificado como el delincuente más buscado por la Policía Nacional, será un hecho inolvidable para los comunitarios del municipio Cambita Garabitos de la provincia San Cristóbal, un fenómeno social digno de estudios por los especialistas.

Tras las muestras de apoyo y de exaltación de gran parte de la comunidad que lloró y expresó pesar por la desaparición física de Kiko la Quema, el psiquiatra José Miguel Gómez dijo a LISTÍN DIARIO que todo lo que aconteció en ese municipio de la provincia San Cristóbal es una expresión de la carencia que existe en la sociedad “de los falsos símbolos y valores, valores que han cambiado y algunos que se perdieron”
El psiquiatra expresó que los modelos sociales que se van construyendo son los modelos de la cultura del favor, los que facilitan las insuficiencias que el desarrollo social, el Estado y la distribución de las riquezas no llegan.

Manifestó que con ese mal necesario que se va creando dentro de la comunidad aplica la acción de “el que hace lo incorrecto, pero es lo que conviene”.

El experto en salud mental lo calificó como ser una persona que regala televisiones, pasolas “que regala la receta, que paga la clínica, que da alimentos, que paga un viaje, que auxilia a las personas en una situación en crisis”, lo que hace que la sociedad quede endeudada con ese supuesto líder y quedando en una gratitud invisible, “la solidaridad del miedo y del mal necesario”.

Luego de su deceso ocurrido el pasado viernes 8 de marzo, cuando fue abatido a tiros por agentes policiales, los moradores expresaron su lamento y dolor por el trágico hecho. El sábado 9 de marzo, durante el traslado de la Quema al camposanto, muchos manifestaron que con esta muerte “ahora es que la cosa se va a poner feo”, haciendo referencia a la delincuencia.

La mañana del domingo el municipio amaneció “como si nada hubiese pasado”, así fue como expresó un grupo de personas que se encontraban frente a un colmado de la comunidad.

“Anoche atracaron como en una bomba y como dos bancas” dijo otro de los chicos que se encontraba en un puesto de reparación de motocicletas, agregando además lo que mucha gente ha expresado “aquí cuando ese tipo estaba vivo no le hacía daño a la gente”.

Muerte de Kiko la Quema

José Antonio Figuereo Bautista “Kiko la Quema” fue enterrado en el Cementerio Municipal Camita el Pueblito la tarde del sábado 9 de marzo entre familiares, amigos y cientos de personas del municipio.

“Que viva Dios y el humo” fue la frase que más los residentes de esa comunidad repetían durante el traslado hacia el cementerio. Otras fueron “ahora es que va a ver delincuencia aquí”, “fue Abinader quien lo mandó a matar”.

En su residencia materna, le cantaban «Cuando allá se pase lista», mientras que cuando era llevado al camposanto se repetía otra música varias veces hablando acerca del fallecido: “Hasta los cacos negros le frenan a la Kema, Tolentino dijo algo y fue lo real, se repitió la historia de Pablo Escobar”.

¿QUIÉN FUE KIKO LA QUEMA?

Kiko la Quema fue calificado por la Policía Nacional como “el delincuente más buscado” y era señalado de haber cometido homicidios, robos, secuestros, sicario, microtráfico, cobros compulsivos, extorsión, tráfico de armas, invasión de terrenos y lavado de activos.

Asimismo, Kiko la Quema era señalado como el cabecilla de una organización criminal que operaba en Cambita Garabitos, de donde era oriundo.

Desde el pasado 21 de noviembre la quema se dio a conocer tras las autoridades anunciar su búsqueda. Días después, el presidente Luis Abinader le exhortó entregarse por la “vía correspondiente”, calificándolo como uno de los “top one” en la lista de desaprensivos.