El tráfico de personas no se detiene en la frontera dominico- haitiana, donde redes criminales continúan operando a la sombra de las autoridades y cobran miles de pesos para introducir al país indocumentado.