El orgasmo es la culminación de la excitación sexual que produce la liberación de la tensión que se acumula durante esa etapa. Está acompañado de una sensación de placer extremo que no tiene comparación con ningún otro

Lo que ocurre en el cuerpo femenino durante el orgasmo es que las glándulas de Bartolino segregan un líquido. Por otro lado, las glándulas de Skene liberan un líquido de color blanco que es lo que se conoce como la eyaculación de la mujer.

La excitación tiene varias fases y en cada una de ellas nuestro cuerpo siente cambios fisiológicos. Estos provocan un aumento en la respiración y el ritmo cardíaco. Por otro lado, la vagina se agranda, se lubrica y se contrae y el clítoris aumenta su tamaño. Por su parte, los pezones se endurecen y los pechos se hinchan.

El cerebro libera endorfinas, oxitocina y dopamina, que influyen directamente en nuestras emociones y en los músculos. Además, se producen espasmos en los pies y las pupilas se dilatan. Como verán, aunque dure unos segundos, el orgasmo produce muchas alteraciones en el organismo a la vez que nos brinda un placer extremo.