Pese a que la instalación de dos bombas eléctricas en el canal de La Vigía, para extraer agua del río Masacre, los productores de la zona de Dajabón que serían beneficiados con el bombeo del agua aún siguen sin recibirla, debido al bajo caudal del afluente, centro de un conflicto diplomático entre Haití y República Dominicana.

Durante un recorrido que hizo Diario Libre este domingo por el cauce artificial, se observó que su lecho está casi vacío.

A la falta de agua se suma el hecho de que, en varias ocasiones, el Masacre ha tenido crecidas que han acumulado sedimentos en el reservorio para la toma de agua de las bombas, haciendo más difícil su puesta en operación.

La situación fue denunciada a este medio por los productores de arroz de La Vigía, Cañongo, Los Rivas, El Coco y Sánchez, quienes expresaron preocupación por la suerte que tendrán sus plantaciones.