Ramón Hernández disparó cuadrangular, Emilio Bonifacio produjo oportunamente y los Tigres del Licey rompieron su racha negativa al derrotar 4-1 a los Leones del Escogido, en un partido celebrado en el Estadio Quisqueya Juan Marichal.

Los Leones se fueron arriba en la segunda entrada con un sencillo de Franchy Cordero y un doble de Orlando Calixte, seguido de un rodado al cuadro de Sam Huff que llevó a Cordero al plato para poner el juego 1-0.

En el quinto, Ramón Hernández disparó un cuadrangular ante Zac Rosscup para empatar las acciones.

Entonces, Bonifacio conectó un sencillo al jardín derecho que puso a los azules arriba 2-1. En el noveno, el Licey anotó dos más con un rodado al cuadro de Magneuris Sierra y un passed ball durante un turno al bate de Sergio Alcántara.

Los Tigres rompieron su racha de tres veces y consiguieron su primer triunfo con Gilbert Gómez como dirigente interino, luego del despido de José Offerman durante el fin de semana.

Gigantes

Jordany Valdespín remolcó dos carreras y el pitcheo de los Gigantes del Cibao controló a las Águlas Cibaeñas a partir del segundo episodio para sumar su séptima victoria en otro paso más rumbo a conquistar la serie regular de la pelota invernal dominicana.

Al equipo francomacorisano, el primer clasificado de la pelota dominicana, le restan cinco partidos para completar la regular y registra 28-17, con unas Estrellas Orientales (24-20), con seis por jugar y a tres juegos y medio del primer lugar.

Las Águilas, que llegaron al partido a juego y medio detrás del cuarto puesto, se colocan con 20-26 a falta de cuatro partidos de esta ronda regular. Vuelven a perder su Estadio Cibao conde tienen marca de 9-15, cuando les queda solo un partido en el llamado Valle de la Muerte.

Fue el gran daño recibido por el conjunto francomacorisano, que a partir del segundo episodio mantuvo en control al equipo aguilucho, el cual hilvanaba tres victorias antes de llegar a este partido en su afán por avanzar al cuarto lugar de la clasificación.

Los Gigantes fabricaron tres carreras en el cuarto episodio, una anotada por José Sirí, prácticamente fabricada por él; luego un doble de Henry Urrutia para empujar a Luis García y sencillo de Valdespín para su primera vuelta empujada del juego, que marcaba la ventaja 3-2.