Cada vez la mujer pisa con mayor frecuencia los caminos del poderRaquel PeñaZoraima Cuello e Ingrid Mendoza son tres ejemplos perfectos de ese empoderamiento femenino que se evidencia en todas las áreas, incluyendo la política.

Las tres guardan en común el ser candidatas a la vicepresidencia de la República Dominicana en los partidos Revolucionario Moderno (PRM), la Liberación Dominicana (PLD) y Fuerza del Pueblo (FP), respetivamente.

Lo que permanece desde que se tiene memoria es la vinculación de la mujer a la belleza y la fortaleza que transmite una imagen bien cuidada, lo cual da sentido a este artículo a propósito de la participación de estas tres damas en el segundo de tres debates que realiza la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), a propósito de celebrarse el próximo 19 de mayo las elecciones presidenciales y congresuales del país.

¿Cómo lucen?

El código de vestimenta para este encuentro es el mismo tanto para el hombre como para la mujer: formal, pero cada cual con su sello personal.

Las tres coincidieron en un peinado de cabello suelto que suaviza muchísimo el estilismo y maquillaje sencillo efecto de cara lavada.

El calzado cerrado como dicta el estilo.

Raquel Peña (PRM)

Expandir imagen

Infografía

Un estilo equilibrado y sobrio. (FUENTE EXTERNA)

Lució un traje sastre de pantalón y tonalidad oscura, sin mayor llamativo que la elegancia sobria, que es la que se espera en actos que evocan solemnidad y en los que, como en este caso, la intención es que se fije la atención en su mensaje y no en la figura.

Lo acompañó con un discreto broche de la Bandera Nacional, haciendo saber con él hacia dónde se conduce el mensaje.

Zoraima Cuello (PLD)

 

Expandir imagen

Infografía

Atrevida. (FUENTE EXTERNA)
Fue más atrevida en su estilo, al apostar a una tonalidad tan llamativa como el rojo, que, si bien en ese escenario es posible que no se esperara, porque siempre hace resaltar a la persona, también simboliza la autoridad política, que quizá fue el enfoque en el que se quiso basar.

Lo adornó con un broche de gran tamaño, en forma de abeja, insecto que representa el trabajo laborioso.

El flequillo de su pelo lo dejó libre, lo cual agregó información visual. Sus contrincantes tomaron la decisión de llevar el rostro despejado.

Ingrid Mendoza (FP)

Expandir imagen

Infografía

Discresión y equilibrio. (FUENTE EXTERNA)

El traje sastre destacó por las líneas blancas en la solapa sobre el tono azul marino, que se relaciona con el compromiso, la estabilidad, el poder económico y la elegancia sobria.

La joyería fue discreta con el uso de cadena y aretes de tamaño sencillo.