El rey Carlos III se someterá la próxima semana a un tratamiento de próstata, según anunció este miércoles el palacio de Buckingham, residencia oficial del monarca en Londres, que aclaró que la condición del soberano es «benigna».

En un escueto comunicado, el palacio señaló que «como es común para miles de hombres cada año, el rey ha buscado un tratamiento para una próstata agrandada«.
«La condición de Su Majestad es benigna y acudirá al hospital la próxima semana para (someterse a) un procedimiento correctivo», puntualiza la nota.

Ese anuncio llega al poco de que el palacio de Kensington -residencia oficial de los príncipes de Gales- informara de que la princesa de Gales, Kate, se sometió ayer a una cirugía abdominal en un hospital privado de Londres -‘The London Clinic’- y estará ingresada entre diez y catorce días antes de poder regresar a su domicilio en Windsor, donde proseguirá su recuperación.

En el caso de Kate, de 42 años, la fuente oficial también indicó que es «improbable» que la esposa del príncipe William, primogénito del monarca y heredero al trono británico, se pueda reincorporar a sus compromisos oficiales antes de Semana Santa.