Uno de los detenidos presuntamente implicado en el ataque del viernes a la sala de conciertos Crocus City Hall de Moscú han confesado que les prometieron 500.000 rublos, unos 5.000 euros. En el ataque murieron 133 personas.

«Medio millón de rublos», afirma uno de los detenidos en una grabación del interrogatorio publicada por el Canal Uno de la televisión rusa. «¿Quién te lo dio?», le pregunta uno de los interrogadores. «No lo he recibido aún. He recibido la mitad», ha explicado. El dinero le llegó por una transferencia a una tarjeta bancaria.

Las detenciones fueron resultado de una operación conjunta entre el FSB y combatientes del regimiento checheno Ajmat, según anunció poco después el líder de Chechenia, Ramzan Kadirov, quien apuntó que la intervención comenzó en torno a las 3.00 de la madrugada.

Después escaparon en el mismo vehículo, en el que consiguieron llegar por la autopista de Kiev hasta la altura de Jatsun, a unos 100 kilómetros de la frontera con Ucrania.

Las autoridades continúan investigando, pero del interrogatorio se desprende que toda la operación comenzó hace apenas un mes con la propuesta económica a quienes luego ejecutaron el ataque.