Por LEONARDO CABRERA DIAZ
En mis artículos del 23 y 29 de noviembre del pasado año, 2023, titulados “En San Cristóbal, solo PRM está jugando a ganar” y “En San Cristóbal, la oposición parece estar en Babia,” respectivamente, señalaba los siguiente:
“El espectro político de San Cristóbal pareciera favorecer al gobernante Partido Revolucionario Moderno, PRM, que aunque tiene sus dificultades, desafíos, enojos y disgustos, que deberá superar, en apariencias, por lo menos, es el que más está jugando a ganar”
“El que juega a perder, aun cuando gana pierde.” 23/11/23.
“Si el comportamiento de los partidos de la oposición en otras demarcaciones del país, es similar o parecido al que hasta el momento han mostrado en esta ciudad de San Cristóbal, es mejor que dejen eso, porque si no se espabilan, se los van a comer con yuca.”
“Su parsimonia debe estar preocupando a sus correligionarios que no logran entender el ambiente frío y desalentador si se quiere que muestran sus candidatos.”
“Que no terminan de articular discursos, ni parecen tener una estrategia comunicacional diseñada.”
“No opinan, ni se involucran en nada y para colmo de males en San Cristóbal, acudirán divididos. Se impusieron los egos.”
“Olvidan también que se enfrentan a un partido de gobierno, cuyo presidente está en campaña reeleccionista.”
“Y es muy diligente y no titubea, cuando se trata de conseguir adherencias y sumar votos más que suficientes con las intenciones de salir victoriosos en las municipales de febrero y en las congresuales y presidenciales de mayo 24. “
sus contradicciones internas y externas los mantiene divididos, bien lejos, por allaaá,…sencillamente, parece que están en Babia, muy entretenidos, jugando vitilla.
Y ahora , después del palo dao’ ni Dios, lo quita.
Le dieron un toma que lleva.”
Un aventón en el epiplón
Una pela con una correa mojá”
Fue un golpe de bolsón
Y pa que tosan
Hasta con el cubo de agua.
No lo entendieron así, y ahora buscan las excusas y mayo, les toca la puerta.
“Después del tiro… el humo; que sople el que pueda.”
Con Dios siempre