El papa Francisco aceptó la renuncia del obispo auxiliar de Santo Domingo, monseñor Benito Ángeles, quien la había solicitado por cumplir el reglamento de laborar hasta llegar a los 75 años.

«El Papa Francisco ha aceptado la renuncia presentada por su Excelencia Revenrendísima monseñor Ramón Benito Angeles Fernandez como obispo auxiliar de Santo Domingo», dice un comunicado publicado por la Conferencia del Episcopado Dominicano (CED).

Continúa explicando que, «en el Código de Derecho Canónico se le ruega a todo obispo que presente la renuncia al oficio que se le ha confiado al cumplir 75 años de edad».

Ángeles, quien pasa a ser obispo emérito, es también rector de la Universidad Católica de Santo Domingo (UCSD) y vicario episcopal de Santo Domingo Este de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

En febrero del año en curso, un medio español publicó que el vaticano investiga a Ángeles Fernández, tras una acusación que pesa en su contra relacionada con una agresión sexual a un menor de edad, hecho que se habría materializado en el 1994.