Luego de tres meses de que los haitianos decidieran cerrar sus puertas, el paso fronterizo de Dajabón se vio abarrotado este viernes de nacionales haitianos que se trasladaban hacia la República Dominicana, después de que ayer decidieran romper sus puertas.

Desde tempranas horas de la mañana, decenas de ciudadanos del vecino país iniciaron su entrada al mercado, supervisados por el Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza (Cesfront) con el fin de mantener el orden en la zona fronteriza.

Los «corredores comerciales» instalados fueron cerrados para dar inicio a la compra y venta en el mercado fronterizo, utilizado como una manera para flexibilizar el cierre completo de la frontera en represalia a la construcción de un canal de riego en el río Masacre.

Los nacionales del vecino país llevaron a cabo la acción en protesta por el cierre al comercio que mantienen las autoridades haitianas, tras las medidas adoptadas por República Dominicana por la construcción de un canal en el río Masacre. Argumentaron que se «cansaron del chantaje de sus autoridades».

Alrededor de las 3:00 de la tarde, los haitianos cortaron el candado que mantenía cerrado el portón de hierro, utilizando una cizalla. El hecho sucedió ante la mirada indiferente de los agentes de la Policía Fronteriza de Haití (Polifront) que se encontraban en el lugar.