La puesta en escena de “La voz del pueblo” el pasado lunes, una estrategia implementada por Leonel Fernández, logró su cometido. La idea se ha popularizado como ‘La semanal de Leonel” porque su modelo ha sido interpretada como una respuesta a “LA Semanal” del presidente Luis Abinader, que se hace los lunes en el Palacio Nacional.

Desde que se anunció “La voz del pueblo”, al final de la pasada semana, el tema generó comentarios en la opinión pública, sobre todo, opiniones positivas. Leonel llegó puntualmente a la cita y la asistencia fue un éxito, en cantidad y calidad.

Fernández logró una amplia cobertura de los diversos medios de comunicación y hasta el presidente Luis Abinader tuvo que referirse al tema, cuando fue abordado por periodistas en “LA Semanal”. Según algunos comentarios, el expresidente podría hacer “La voz del pueblo” desde otros puntos del país.

A solo cuatro semanas de campaña para las votaciones del 19 de mayo, la apertura con los medios de comunicación, sin ningún tipo de restricción, oxigena el proyecto político de oposición, que ha tenido pocos momentos luminosos desde el resultado de las elecciones del 18 de febrero. Fernández ha optado por explotar su mejor recurso en la recta final de la campaña, la comunicación.

En la estrategia del PRM y el presidente Abinader, el modelo de comunicación de la FP se había convertido en debilidad. Los largos silencios del expresidente y la propia forma de plantear sus puntos de vista sobre los temas de la agenda nacional, básicamente limitado a artículos periodísticos o discursos, fueron su “talón de Aquiles” durante casi cuatro años, frente a un Abinader omnipresente.

Fue así como el relato de supuesto bienestar del oficialismo se impuso, incluso frente a la realidad económica de la gente, que ahora es peor que hace cuatro años.

El PRM desde el día uno, también ha tenido una batería de voceros en redes y medios tradicionales que hablan de manera negativa del candidato opositor. Ante eso la FP y su líder también hicieron silencio. A la nueva estrategia de la FP y su candidato, lo único que se puede cuestionar es que debieron hacerlo antes.